Labib al-Amirí al-Fatà [¿ – Tortosa, 1039/1040]  (en árabe لبيب الصقلبي ). También citado como Nabil.

Primer rey taifa de Tortosa (c. 1009 – 1039/1040) y rey taifa de Valencia (1018-1021)

Labib era un eslavo, es decir, un esclavo de origen europeo (posiblemente del Este de Europa) que había sido manumitido y que ocupaba una alta posición durante el gobierno de los amiríes. Por eso el apelativo de Fatà (esclavo manumitido) y al-Amirí, pues había sido cliente de los amiríes, en concreto de Almanzor.

Con la proclamación de Muhammad II como califa en Córdoba, el poder de los amiríes se ve amenazado y numerosos eslavos o esclavones huyen de Córdoba y se hacen fuertes en diversas ciudades. Es posible que Labib fuera uno de ellos y que, a comienzos del año 1009, se instalara en Tortosa.

Posteriormente, desde su dominios apoyó al califa Muhammad II y se opuso al califa Sulayman al-Mustain, protector de los bereberes, dando cobijo al-Wadih¹, general de la Marca Superior y apoyo una coalición de musulmanes y francos (de los condados catalanes) que posteriormente atacaron Medinaceli, Zaragoza y Toledo. Finalmente la coalición logró que Sulayman huyera de Córdoba y Muhammad II fue nombrado califa (1010).

Mantuvo buenas relaciones con el rey taifa de Valencia, Mubarak, esclavón como él, y fue su aliado en la lucha contra el rey al-Mundir al-Tuyibí de Zaragoza quien le despojó brevemente del poder en Tortosa, en 407H (1016/1017). Mubarak le ayudó con un ejército compuesto por 500 jinetes. Por esas fechas el famoso poeta Ibn Darray al Qastalli, establecido en Valencia, dedicó a Mubarak algún poema elogiando su participación en estas luchas².

Es posible que apoyara en 1017, junto a Mubarak de Valencia y a Jayrán de Denia a ‘Abd al-Rahmán IV, quien fue califa brevemente en el 1018.

Rey taifa de Valencia (1018 – 1021)

Cuando falleció Mubarak, los eslavones de Valencia llamaron a Labib para que se encargara del gobierno de Valencia y se mantuvo en ella, en solitario, entre los años 408H o 409H y 410H (1017/1018-1019/1020).

Posteriormente tuvo que asociar al trono a Muyahid al-Amirí, rey de la taifa de Denia. Quizás para mantener sus dominios en Tortosa, Labib mantuvo una política de cierta sumisión hacia el condado de Barcelona. Esta actitud provocó que la élite valenciana se alzara contra él y en el 411H (1020/1021) fue expulsado de Valencia. Se retiró a sus dominios de Tortosa aunque mantuvo conflictos fronterizos  con Valencia³.

Últimos años en Tortosa (1021 – c. 1039)

Pocas noticias existen de Labib de estos años. En el 1035/1036 reconoció como califa a al-Mu’ayyad Hisham ben al-Hakam, el llamado falso Hisham II, un descendiente de los califas omeyas, al igual que los señores de Sevilla, Valencia, Denia e Islas Baleares y Córdoba4.

Se desconoce si fue depuesto o murió de forma natural. Le sucedió otro eslavo amirí, Muqatil Sayf al-Milla.

Labib y El castell del Sol

Enric Valor i Vives publicó una rondalla llamada El Castell del Sol en la que Labib es uno de los protagonistas. La historia se localiza en la localidad de Benillup y en ella Labib de Tortosa ejerce de árbitro en una disputa entre varios reyes de la zona.

 


  1. La Chica Garrido, Margarita: Almanzor en los poemas de Ibn Darray. Anubar Ediciones. Zaragoza, 1979, pág. 17.
  2. Ibn Idari: al-Bayan al-Mugrib, traducido por Felipe Maíllo Salgado en La caída del califato de Córdoba y los Reyes de Taifas. Universidad de Salamanca. 1993. pág. 88.
  3. Op cit. pág. 142.
  4. Op. cit. págs. 161-162.