[¿? – Jaén, c. 1029]

Rey de la taifa de Jaén (1021-1028/29)

Hijo de ‘Abd al-Malik ben Abi Amir y de Jiyal ad-Dalfa, y nieto de Almanzor.

En los últimos años de su padre ‘Abd al-Malik como hayib de Hisham II, éste pretendió que el califa elevara al cargo de visir a su hijo Muhammad con el objetivo de que se convirtiera en su heredero en el cargo. Entabló negociaciones con Hisham II para que se le concediera el doble visirato y que lo elevase por encima del resto de visires.

Hisham II se lo concedió y le añadió que llevase el nombre de Abu ‘Amir, la kunya de su abuelo Almanzor. Este era el decreto según nos traslada Ibn Idari:

Asimismo elevamos a tu hijo Abu ‘Amir Muhammad ben al-Muzaffar -Dios le sea propicio- crecido bajo nuestra tutela, a la dignidad del doble visirato, a lo que le añadimos, en razón de llevar la kunya, el título de jeque y el lugar que le sigue al tuyo en la jerarquía del Estado.

Ibn Idari, al-Bayan al-Mugrib, trad. por Felipe Maíllo Salgado en La caída del Califato de Córdoba y los Reyes de Taifas.

Pero tras la muerte de su padre en 1008 y el breve y desastroso gobierno de su tío ‘Abd al-Rahman Sanchuelo, comienza la fitna (1009). Muhammad II se rebela y se hace con el control de Córdoba.

A pesar de que su madre ad-Dalfa apoyaba a Muhammad II, la muchedumbre de Córdoba se apoderó del alcázar de su padre, al-Hayibiyya, donde se encontraba Muhammad ben ‘Abd al-Malik y su madre. Ambos fueron arrojados del alcázar y sus bienes saqueados. Aún así Muhammad II les acogió en sus aposentos y parecer que lograron conservar gran parte del dinero que acumulaban que, a la muerte de ad-Dalfa, pasaron a su hijo Muhammad.

Gobierno en Jaén (1021-1028/29)

La siguiente noticia acerca de este nieto de Almanzor es del año 412H (17 abril 1021 – 5 abril 1022]. Gobernando en Córdoba el califa al-Qasim ben Hammud, Muhammad se estableció en Jaén (1021), en aquellos momentos gobernada por los Banu Ifrán en representación del califa.

Según Ibn Idari, disponía de mucho dinero y su madre estaba bajo el poder del califa de Córdoba. Esta sublevación coincide con el hecho del nombramiento de su primo ‘Abd al-Aziz ben ‘Abd al-Rahmán Abi Amir como rey de Valencia por preferirlo los jeques valencianos sobre el propio Muhammad.

Se mantuvo en ella hasta el año 419H (31 enero 1028 – 19 enero 1029), año en el que falleció.

Jaén pasaría al dominio de Habbus ben Maksán de la taifa de Granada. Posteriormente, un hijo de Badis ben Habbus, Maksán ben Badis, tras ser expulsado de Granada, se refugió y rebeló en Jaén durante unos años.