[¿? – Algeciras, 440H/ 1048-1049] En árabe محمد بن القاسم المهدي بالله

Rey de la taifa de Algeciras (1036-1049)

Califa hammudí (c. 1047-1049)

Su nombre completo era Muḥammad ben al-Qāsim ben Ḥammūd, llamado al-Mahdī. Era hijo del califa al-Qāsim ben Ḥammūd y de Sabi’a.

Como hijo de al-Qāsim ben Ḥammūd, Muḥammad pertenecía a la rama secundaria o menor de los hammudíes.

Según Ibn Idari, en yumada II de 414H/septiembre de 1023 se encontraba junto a su hermano Hasan en Sevilla, adonde se dirigió su padre tras ser expulsado del califato de Córdoba.

Pero los sevillanos, encabezados por Abū l-Qāsim Muḥammad ben Ismāʿīl ben Abbād, le negaron la entrada por ir acompañado de bereberes. Así que, junto a sus hijos, se refugió en Jerez. Mientras tanto, en Córdoba, se proclamó califa al omeya ‘ʿAbd al-Raḥmān V.

Inicialmente, el designio de al-Qāsim había sido que su heredero fuese su sobrino Yaḥyà ben ʿAlī ben Ḥammūd al-Muhtal, pero cuando este se rebeló contra él, revocó su decisión y otorgó la sucesión califal a su hijo Muḥammad, tal y como consta a través de monedas acuñadas en 1022-1023 en las que se le da el título de “príncipe heredero”.

Yaḥyà se vengó asediando la ciudad de Jerez y apresando a al-Qāsim y a sus hijos Muḥammad y Hasan, a los que trasladó a Málaga. al-Qāsim fue encarcelado y Muḥammad y Hasan fueron enviados a Algeciras bajo la custodia del gobernador de la ciudad, Ibn al-Hayyay.

Yaḥyà falleció el 11 de noviembre de 1035. Le sucedió su hermano Idrīs I, quien en el año 1036 decidió asesinar a su tío al-Qāsim, que llevaba encarcelado trece años.

Tras este hecho, la guarnición bereber de Algeciras reconoció como señor a Muḥammad, desgajando así Algeciras del reino taifa de Málaga. Parece que en ese momento aún no tomó el título de califa.

Gobierno en Algeciras (1036-1049)

En 1042 Abu-l-Fawz Naya al-Alawi, tras morir el califa Hasan, se sublevó en Ceuta y trató de apoderarse de Algeciras. La madre de Muḥammad, Sabi’a, salió a su encuentro y lo hizo desistir de su propósito, dirigiéndose entonces a Málaga.

Muḥammad acabó adoptando el título califal, si bien debido a la fuerza de las circunstancias y no por propia iniciativa. Según narra de nuevo Ibn Idari, en el año 439H/28 junio 1047-15 junio 1048 un grupo de caudillos bereberes, descontentos con el gobierno del califa malagueño Muḥammad ben Idrīs, que ostentaba el título califal desde el año anterior, acordó proclamar a Muḥammad ben al-Qāsim. Entre ellos se encontraban Ishaq al-Birzalí, soberano de Carmona, Muḥammad ben Nuh, señor de Morón, ʿAbdun ben Jizrun de Arcos y el zirí granadino Bādīs ben Ḥabūs.

Proclamación como califa (1047)

Muḥammad adoptó el título califal de al-Mahdí, el mismo que su rival malagueño, siendo invocado su nombre durante el sermón previo a la oración colectiva del viernes.

Ninguna fuente menciona la fecha exacta de su proclamación pero, al reseñar su muerte en 440H/16 junio 1048-4 junio 1049, Ibn Idari afirma que su califato duró un año y ocho meses, lo que significa que debió ser elevado a la dignidad califal en 1047.

El título califal de al-Mahdí significa “bien encaminado” o “guiado por Dios”. Se trata de un concepto de tipo mesiánico y milenarista, que se basa en la creencia en una segunda intervención divina en la historia de los hombres. El mahdí es una figura que, en el momento del juicio final, deberá hacer reinar la justicia eterna.

En este preciso contexto, en el año 439H/1047-1048, la crisis de la legitimidad califal había llegado a su momento más bajo en al-Ándalus, pues había tres hammudíes que ostentaban dicha dignidad de forma simultánea: Muḥammad ben Idrīs en Málaga, Muḥammad ben al-Qāsim en Algeciras e Idrīs II ben ʿAlī en Bobastro (Málaga). A ellos había que añadir un cuarto en Sevilla, el presunto Hisham apoyado por los abadíes.

Tras ser proclamado y con la ayuda de quienes lo habían alzado al califato, Muḥammad pretendió unificar los dominios hammudíes y se dirigió contra Málaga, pero no tuvo éxito, debiendo regresar a Algeciras.

Muerte y sucesión de Muḥammad ben al-Qāsim

Allí murió a los pocos días Muḥammad en 440H/16 junio 1048-4 junio 1049, según la crónica al-Mu‛yib, que se hace eco de noticias que afirman que murió de tristeza, hemos de suponer que causada por dicha derrota.

Aunque Muḥammad fue sucedido por su hijo al-Qāsim, se conservan cuños fechados entre los años 1051 a 1055 en los cuales sigue apareciendo el nombre y el título de su padre. Ello podría significar que la fecha que las fuentes narrativas dan de la fecha de la muerte de Muḥammad es incorrecta o, lo que parece más probable, que su hijo no llegase a proclamarse califa.

Muḥammad se casó con una hermana de su primo Yaḥyà y tuvo al menos ocho hijos. El citado al-Qāsim le sucedió en el gobierno de Algeciras.

Bibliografía

Ibn Idari: La caída del Califato de Córdoba y los Reyes de Taifas (al-Bayan al-Mugrib), Trad. Felipe Maíllo Salgado, Universidad de Salamanca, 1993.