[¿? –  c. 1035]

Reina consorte de León, primera esposa de Bermudo II de León

Se tienen dudas acerca de los orígenes familiares de Velasquita. Únicamente se conoce su apellido porque en una inscripción procedente de San Salvador de Deva se titula filia Ranimiri, es decir, hija de Ramiro. Pero no se sabe a ciencia cierta quién era este Ramiro. Algún historiador como Manuel Risco (s. XVIII) opinaba que era hija de Ramiro II, pero actualmente se rechaza dicha suposición. Se tiene por más certero que era hija de Ramiro Menéndez (hijo del conde Hermenegildo González) y de Adosinda Gutiérrez (nieta del conde Ero Fernández).

Su matrimonio con Bermudo II se debió de celebrar entre los años 980 y 981. Ambos aparecen firmando un documento por primera vez el 11 de octubre del 981, en una donación del conde gallego Menendo Menéndez al monasterio de San Julián de Samos. Bermudo II se había sublevado contra Ramiro III y ejercía su gobierno en Galicia y el norte de Portugal. El enfrentamiento se mantuvo hasta la muerte de Ramiro III en el 985.

Bermudo II y Velasquita tuvieron una hija: Cristina Ramírez. Esta infanta se casó con Ordoño Ramírez, el Ciego, hijo de Ramiro III de León y de Sancha Gómez de Saldaña.

Su última aparición como matrimonio es del año 988. Es posible que fuera repudiada por Bermudo II ese año o al año siguiente. En noviembre del 991 Bermudo II ya aparece con su segunda mujer: Elvira García.

Velasquita se retiró a Oviedo junto a su hija Cristina y profesó en el monasterio de San Pelayo de Oviedo, donde también se encontraba otra reina de León, Teresa Ansúrez. El 4 de marzo del 996 aparece firmando en una donación que Bermudo II y su segunda esposa hacen al monasterio de San Pelayo de Oviedo. También aparece en la fundación realizada por su hija Cristina del monasterio de Cornellana (1024).

Se desconoce la fecha exacta de su fallecimiento, aunque probablemente en torno al año 1035. Según la tradición, su cadáver fue sepultado en el monasterio de San Salvador de Deva, fundado por ella antes del año 1006.

La lápida fundacional del monasterio de San Salvador de Deva

En el único resto que ha llegado a nuestros días del monasterio de San Salvador de Deva, su iglesia, muy transformada, se encuentra su estela de consagración. Cuando se encontró estaba rota en varios trozos, algunos de los cuales no se pudo recuperar; quedan cinco trozos, que además se colocaron erróneamente durante la reconstrucción de la iglesia, ya que una cruz con alfa y omega colgando dividía la lápida en cuadrantes. Mide 153×53 cm. Está colocada encima de la puerta principal en la pared que mira hacia el sur. Gracias a ella podemos saber quien fundó el monasterio: Velasquita Ramírez. El texto, escrito en latín medieval, está guardado por la cruz asturiana con el alfa y omega, y dice así:

«HINC NOMINE DOMINI IHESUCRISTI PRO CUIUS AMORE VELASQUITAE REGINAE PROLIS RAMIRI EDIFICABIT TEMPLUM DOMINI SANCTI SALVATORIS ET RELIQUIE QUI HIC SUN RECONDITE UT IN SINU SANCTE RECIPIAT PREMIA DIGNA ET IC FELICITER VIVAT ET REGNUM DEI POSSIDEANT AMEN, QUO CONSECRATUM EST TEMPLUM HOC»

«En nombre del Señor Jesucristo, por amor del cual la reina Velasquita, hija de Ramiro, edificó el templo del Señor Salvador. Aquí se guardan las reliquias, para que ella reciba premio digno en el seno de los santos, viva aquí feliz y consagrada y consigan el reino de Dios. Amén. Con lo cual se consagró este templo»

La fecha de fundación no es del todo segura. Algunos proponen el año 960. Otros el año 1006, cuando aparece un donación, del 29 de agosto, de dicho monasterio a la catedral de Oviedo firmada por Velasquita.

Lápida consagración San Salvador de Deva

Lápida consagración San Salvador de Deva