Portada » Cultura y sociedad » Religión » El obispado de Osma en la Alta Edad Media

El obispado de Osma en la Alta Edad Media

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 251 visitas 7 min. de lectura
Castillo de Osma y Torre del Agua

Hay noticias de la existencia de la diócesis de Osma desde el siglo VI pues su primera aparición documental es del año 597, dentro de la provincia eclesiástica de Toledo.

Durante la ocupación musulmana, esta diócesis no existió ni tuvo obispo. Hubo algunos obispos titulares, pero al parecer refugiados en zonas cristianas, como las montañas de Cantabria.

Tras la reconquista (1011) se trasladó la vieja ciudad de Uxama (Osma) desde su lugar original, el cerro de Castro, hasta otro cerro cercano, en la orilla izquierda del río Ucero, y más adelante, hasta el actual, en el llano, en la orilla derecha del río, tomando el nombre de Burgo de Osma.

Hasta el año 1101 no se restauró la diócesis, siendo nombrado primer obispo, Pedro de Bourges (San Pedro de Osma), que comenzó a construir la primitiva catedral románica.

El obispado de Osma en época visigoda

La primera fecha documentada del obispado de Osma es el año 597, en las actas un concilio celebrado en Toledo, siendo rey Recaredo (586-601). Entre los asistentes se encuentra Juan, el primer obispo conocido en Osma: “Joannes, oxomensis episcopus, subscripsi”.

En el concilio del año 610 asistió a Toledo, al concilio convocado por el rey Gundemaro, un nuevo obispo: Gregorio. Al IV Concilio de Toledo (633), convocado por Sisenando, acude el obispo Egila. También asistió personalmente a los concilios V y VI convocados por el rey Chintila en 636 y 638, y al VII reunido por Chindasvinto en el 646; en el concilio VIII del año 653 estuvo representado por el presbítero Godescalco (posteriormente su sucesor en la sede), y en el X, celebrado en el 656 ya en tiempos de Recesvinto, por el abad Argefredo.

Al XI Concilio de Toledo acudió el obispo Godescalco (675). El obispo Severiano o Siberitano asistió al XII Concilio de Toledo en el 681. Y el obispo Sonna a los concilios XIV, XV y XVI de los años 683 y 693.

El obispado de Osma en la frontera media árabe-cristiana del Duero (712-1011)

Tras la caída del reino visigodo de Toledo comienza un largo silencio histórico sobre el obispado de Osma.

Existieron, en cambio, obispos titulares de Osma en el exilio, juntamente con clérigos y fieles diocesanos refugiados en el reino de Asturias. Conocemos a Sisenando (c. 755) y, sobre todo a Eterio (fines s. VIII), exiliado en el monasterio de San Martín de Liébana.

Allí conoció a Beato de Liébana, quien le dedicó su Comentario al Apocalipsis (Commentarium in Apocalypsis) en doce libros: “Haec ergo Sancte Pater Eteri”. Eterio fue coautor con Beato del Apologeticum o Adversus Elipandum libri duo, un tratado en dos libros escrito para edificación de los hermanos de su comunidad monástica, como respuesta airada a la creencia adopcionista y contra los obispos Félix de Urgel y Elipando de Toledo, principales defensores en la península Ibérica de la idea de que Jesucristo, como hombre, sólo era hijo adoptivo de Dios. Así se presenta él mismo:

Primus ego Eterius Oxome Sedis indignus nominatus Episcopus

Después del obispo Eterio solo aparecen, y con incertidumbre, dos obispos más de Osma: Felmiro (c. 881) y Silo (c. 921).

El obispo Felmiro (c. 867 – a. 911) de Osma y Valpuesta

De Felmiro solo conocemos su cita en la nómina de obispos de época de Alfonso III que aparece en la Crónica Albeldense (Felemirus Uxome). Se le pueden atribuir seis apariciones en documentos de los años 867 y 872. El primer documento, de San Millán de la Cogolla, es del 1 de mayo del 867 y trata de la fundación del monasterio de San Juan de Orbañanos (Burgos) y se menciona que se hace bajo la bendición del obispo Elmiro (sub benedictione domo Elmiro episcopo), aunque sin especificar su sede.1

Posiblemente de ese mismo año son dos documentos de Alfonso II datados en el 23 de agosto y el 30 de octubre. El primero es considerado falso y en él aparece como Felemirus episcopus; el segundo también parece interpolado y aparece como Felmirus episcopus.2

Le siguen otros tres documentos que se califican como falsos o muy interpolados, fechados seguramente el 4 de julio del 872, y referidos a San Martín de Potancre en Herrán (Burgos) con la leyenda Felmirus episcopus, fecit et sacravit.3

Por último, aparece también en Valpuesta. Aparte de en documentos falsos del 18 de diciembre del 804 (Felemirus episcopis)4; en otro, que tampoco parece auténtico, (en dos versiones) del martes 1 de enero del 894, aunque se propone un rango del 894 al 900 (Flemirus/Felmirus episcopus confirmans).5

Si parece auténtico el documento del 13 de mayo del 911 se habla ya de que está difunto ad domnu Filimirum episcopum.6

Como vemos, en ninguno de los documentos menciona su sede salvo en la Crónica Albeldense, aunque por la cronología se supone que se están refiriendo a la misma persona. Es posible que residiera en Valpuesta, siendo también obispo de esta sede.

El obispo Silo

Prudencio Sandoval en su Historia de cinco obispos (pág. 315) nos cuenta que Fernán González en el 921, tras haber tomado Osma (lo que en realidad ocurrió en el 912 por el conde Gonzalo Téllez) puso como obispo a un monje de Arlanza llamado Silo. Pero la noticia parece bastante dudosa.

Restauración del Obispado de Osma (1088-1137)

La circunstancia de que Osma fuera una ciudad fronteriza hasta el reinado de Fernando I no hizo posible que albergara una sede episcopal fija. E incluso, a pesar de sus antecedentes históricos, su restauración no fue un proceso sencillo debido a la competencia con otras sedes episcopales que había sido fundadas en Castilla.

Este proceso tiene cuatro hitos históricos:

  • El Concilio de Husillos de 1088, en el que el rey Alfonso VI y el legado pontificio, Cardenal Ricardo, aprobaron la división de términos entre los obispados de Osma y Oca, trasladado a Burgos en 1068, propuesta por el obispo Gómez de Burgos, Gómez, y demás obispos asistentes al concilio contra la presentada por el metropolitano de Toledo, Bernardo de Salvetat, que fue nombrado Administrador del Obispado de Osma hasta que fuera nombrado un obispo para esta Diócesis.
  • La bula del Papa Urbano II de 1099, instando al metropolitano Bernardo de Toledo la provisión del Obispado de Osma en el plazo de tres años.
  • La llegada del obispo Pedro de Bourges (San Pedro de Osma), para tomar posesión de la sede episcopal de Osma el año 1101. Comenzó la construcción de la catedral románica. Pedro de Bourges falleció en Sahagún (León) el día 2 de agosto de 1109.
  • El Concilio de Burgos de 1136, en el reinado de Alfonso VII y presidido por el cardenal legado Guido, siendo Papa Inocencio II, en el que se asignó la pertenencia de la ciudad de Soria al Obispado de Osma, se modificaron los límites diocesanos entre Burgos y Osma y quedó establecido el mapa oxomense que ha estado en vigor durante más de 800 años, hasta la nueva demarcación de la Diócesis de Osma en 1956.

  1. Becerro Galicano Digital [doc. 424] (www.ehu.eus/galicano/id424 – consultado 18/04/2022).
  2. El primer documento está fechado en el 864, pero Flórez, Enrique: España Sagrada, XVIII, doc. 4, 312-313, lo traslada al 867 al suponer un error de transcripción, ya en el reinado de Alfonso II; el segundo está datado en el 863 pero igualmente en García Larragueta, Colección catedral de Oviedo, doc. 8, 34-40, se propone el año 867.
  3. Becerro Galicano Digital [doc. 356, 468, 548] (consultados 18/04/2022).
  4. Ruiz Asencio, Ruiz Albi, Herrero Jiménez, Los becerros Gótico y Galicano de Valpuesta, docs. 1B (Ego, Felemirus episcopus, qui in ista casa Ualle Conposita comorabi et istum testamentum cognobi, manum meam roborabi), 1C (idem), 1E(idem), 2C y 2D.
  5. Ruiz Asencio, Ruiz Albi, Herrero Jiménez, Los becerros Gótico y Galicano de Valpuesta, docs. 8B y 8C.
  6. Ruiz Asencio, Ruiz Albi, Herrero Jiménez, Los becerros Gótico y Galicano de Valpuesta, docs. 10A, 10B y 10C.

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.