Urraca Fernández de Castilla [c. 935 – c. 1005]

Reina consorte de León en dos ocasiones: con Ordoño III (951-956) y Ordoño IV (958-960) y reina consorte de Pamplona con Sancho II Abarca (970 – 994).

Hija del conde de Castilla Fernán González y Sancha Sánchez. Se desconoce exactamente cuando nació aunque al no aparecer citada en un documento del 935, donde sí se menciona a dos hermanos mayores (Gonzalo y Sancho), se puede suponer que nació después de esa fecha1.

 

Reina consorte de León

En el año 944 su padre sella la reconciliación con el rey leonés Ramiro II acordando el matrimonio entre el príncipe Ordoño Ramírez y Urraca, siendo aún una niña. En el 951 se convertirá en reina consorte de León al ser coronado su marido como Ordoño III. Aunque su padre se rebeló contra su marido (c. 954), ella se mantuvo casada con el rey  y concibió tres hijos: Bermudo II de León, Sancha y Teresa2.

Tras quedar viuda, en el 956, volvió a casarse, en torno al 958, en esta ocasión con otro rey de León, Ordoño IV, apoyado por su padre frente a Sancho I. Tuvo dos hijos, aunque solo se conoce el nombre de uno: García, entregado como rehén al califa al-Hakam II cuando Ordoño firmó con él un tratado de amistad.

Ordoño IV es desalojado de León en el 959 y se refugia en Asturias. Posteriormente, a mediados del 961, tras perder el apoyo de su suegro, busca refugio en Burgos. Pero según la Crónica de Sampiro los burgaleses retienen a su mujer y a sus dos hijos y le obligan a marcharse. Ordoño IV se refugia finalmente en Córdoba, en abril del 962, y allí muere en fecha desconocida. Urraca permanece en Burgos al lado de su padre y con dos pequeños hijos de Ordoño IV.

 

Reina consorte de Pamplona

Urraca vuelve a quedar viuda. En una fecha indeterminada, pero en cualquier caso anterior al 970 o ese mismo año, se casó con el rey pamplonés Sancho II Abarca3. De este último matrimonio nacieron cuatro hijos: García Sánchez II de Pamplona, Ramiro, Gonzalo y Urraca o Abda, madre de ‘Abd al-Rahman Sanchuelo.

Urraca está presente en varios documentos condales castellanos siendo ya reina de Pamplona. Por ejemplo, el 24 de noviembre del 978 está presente junto con su marido en la fundación del Infantado de Covarrubias en favor de su sobrina Urraca García y donde firma como «Urraka regina confirmans». De esta época es su representación gráfica en el Códice Vigilano junto a su marido y su cuñado Ramiro Garcés de Viguera.

Después de la muerte de Sancho II Abarca (994) se mantuvo en la corte pamplonesa y es citada en varios documentos regios de su hijo García II. Cuando éste muere, en torno al año 1000, se forma un consejo de regencia en el que participa Urraca y que gobierna los territorios del reino hasta que en el 1004 es proclamado rey su nieto Sancho III.

Retratos de Sancho II Garcés, su esposa Urraca Fernández y su hermano Ramiro Garcés en el Códice Albeldense

Retratos de Sancho II Garcés, su esposa Urraca Fernández y su hermano Ramiro Garcés en el Códice Albeldense

 

Muerte y sepultura de Urraca Fernández

Tras fallecer en la corte pamplonesa, fue sepultada en la iglesia de San Cosme y San Damián de Covarrubias, en los dominios de su sobrina Urraca García. Una inscripción en dicha iglesia, efectuada en siglo XVI, aún dice así:

Debajo de este altar mayor, en la sepultura de la mano siniestra, iace doña Urraca, muger de don Ordoño el Tercero, rey de León. Hija del gran conde Fernán González. Fue en la era de mil y tres.

El sepulcro de piedra, con tapa a dos vertientes, se encuentra en el presbiterio de la iglesia y está decorado con el escudo de Castilla y León. Aunque la inscripción sitúa su muerte en el año 1003, se sabe seguro que aún vivía en el año 1005 pues un diploma del 1 de marzo de ese año presenta a Sancho III de Pamplona reinando con su madre Jimena y su abuela Urraca: «… quam iussimus scribere Sancio Garcianis rex, una cum regina Eximina… Iterum regnante rege Sancio Garseanis cum avia sua Urraka regina

 

Sepulcro de Urraca Fernández, a la izquierda con el escudo de Castilla y León

Es posible que su vida fuera una de las tomadas como base para la famosa leyenda de la infanta Urraca y el torreón de Covarrubias.

 


1. El documento es del 5 de agosto del 935. G. Martínez Díez supone que Urraca Fernández ya había nacido antes de esa fecha pero que no aparece en dicho documento porque era mujer y solo se menciona a los dos primogénitos.

2. Una falsa tradición iniciada por el obispo Pelayo de Oviedo, en una anotación a la Crónica de Sampiro, que aseguraba que Ordoño III había repudiado a Urraca tras la rebelión de su padre y que se habría casado con una tal Elvira, la que sería supuesta madre de Bermudo II.

3. Urraca Fernández aparece como reina en Pamplona en el primer documento real de Sancho II Abarca del 10 de diciembre del 970. El príncipe García aparece por primera vez en un documento del 972.