Portada » Íñigo I Arista, primer rey de Pamplona

Íñigo I Arista, primer rey de Pamplona

por Javier Iglesia Aparicio
5 comentarios 379 visitas 6 min. de lectura
Íñigo Arista

[c. 770-851 o 852] Íñigo Íñiguez o Enneko Aritza, Primer rey de Pamplona (c. 810/820-851 o 852)

A pesar de la derrota de Roncesvalles (788), los francos trataron de dominar los territorios vascones desde el reino de Aquitania. Pero su objetivo nunca se completaría totalmente ya que los diferentes núcleos de resistencia de ascendencia vascona que se formaron durante el siglo VIII van a ser unidos por un representante de la familia Iñíguez creándose el reino de Pamplona.

Biografía de Íñigo Arista

Íñigo Iñíguez es considerado el iniciador de la monarquía navarra, aunque antes que él ya habían existido algunos caudillos que llevaban el título de rey como Velasco al-Yalashqí, obediente al rey franco. Íñigo Iñíguez recibirá más tarde el nombre de Arista (Aritza en vasco) por su genio irascible y por la rapidez con que caía sobre sus enemigos. Sin prueba suficiente se han atribuido a Íñigo diversos lugares de origen como el condado francés de Bigorra, apuntado en el siglo XIII por el cronista Rodrigo Jiménez de Rada, o bien las poblaciones navarras de Viguria (valle de Guesálaz) y Aristu (valle de Urraul Alto).

Las crónicas árabes le llaman “Wannaqo ben Wannaqo”,es decir, Íñigo Íñiguez. Por lo tanto es posible que fuera hijo de algún jefe pamplonés también llamado Íñigo. Gracias a esas mismas crónicas sabemos que su madre se llamaba Ónneca y que ésta misma en otras nupcias anteriores o posteriores con el muladí Mūsà ben Fortún, había engendrado igualmente a Mūsà ben Mūsà. Desvelan también el nombre de un hermano suyo llamado Fortún.

Una hija de Íñigo, Assona, se casó con su hermanastro Mūsà ben Mūsà, con lo que los Banū Qasī se convirtieron en los aliados de Íñigo en defensa de su común independencia del poder de Córdoba. Otra de las hijas de Íñigo, Nunila, contrajo matrimonio con García el Malo, a quien ayudó a hacerse con el control del condado de Aragón, en torno al 820, expulsando al anterior conde Aznar I Galíndez.

Rebelión contra los francos (c. 824)

El hecho más importante de este reinado, cuyos acontecimientos están desvirtuados por la leyenda, se produce en torno al 824, año de la segunda batalla de Roncesvalles. La rebeldía de los pamploneses y del conde aragonés García, obligó al rey aquitano Ludovico Pío a enviar una expedición al mando de los condes Eblo y Aznar con el propósito de consolidar su autoridad en la Marca Hispánica. Los francos lograron penetrar en Pamplona.

Sin embargo, la retirada se hizo difícil, y en Roncesvalles fueron atacados por las fuerzas conjuntas de Íñigo Arista, Mūsà ben Mūsà y García el Malo. Según las crónicas navarras, el ejército franco quedó en el campo de batalla. Los condes Eblo y Aznar fueron hechos prisioneros. Aznar, que era vascón y tenía parientes y amigos entre los pamploneses, recobró la libertad, si bien hubo de jurar no volver a hacer la guerra contra Pamplona; pero el conde Eblo fue enviado a Córdoba, como regalo a ʿAbd al-Raḥmān II, cuya amistad y alianza solicitaban los navarros contra los francos.

Enfrentamientos contra el emirato de Córdoba

A partir del 840, Íñigo acompaña a su hermanastro Mūsà ben Mūsà en las rebeliones contra el poder emiral y como consecuencia sufre varias acometidas que devastan su reino. Abderramán II se adentró personalmente en las tierras pamplonesas (842-843), alcanzando la Peña de Qays (Sajrat Qays), situada cerca de la salida de la cuenca de Pamplona por el curso del río Araquil. Se vieron obligados entonces a pedir la paz Mūsà e Íñigo Arista, quien conservó sus dominios a cambio de devolver a los cautivos que retenía y comprometerse a abonar la suma anual de setecientos dinares. Entre los sometidos también se encontraba Ibn Garsiya al-Sirtan, muy probablemente hijo y sucesor de García el Malo, líder de los sirtaniyun, localizables hacia el sector pirenaico que iba a configurar el condado de Aragón.

La paz acordada resultó efímera, pues al cabo solamente de un año (843-844), el monarca cordobés tuvo que volver a atacar y batir ahora en campo abierto a las tropas reunidas de nuevo por Mūsà e Íñigo. El primero fue descabalgado pero pudo huir a pie, y el segundo logró escapar a caballo junto con su hijo Galindo, pero dejó tendidos sobre el campo de batalla a su hermano Fortún, “el mejor caballero de Pamplona”, y a más de un centenar de sus caballeros, mientras que Velasco Garcés, hijo sin duda del mencionado García el Malo, se pasó al emir con sesenta de sus hombres.

Con esto se produjo quizás en la zona alto aragonesa un vacío de poder que pudo aprovechar el conde Galindo Aznar para instalarse en los antiguos dominios de su padre Aznar Galindo. Por lo demás, al año siguiente también se iba a pasar a los musulmanes el citado Galindo Íñiguez, hijo del propio Iñigo.

Íñigo Arista sufrió al menos otras tres incursiones de las huestes cordobesas por los dominios pamploneses hasta el año 850.

En la epístola que Eulogio de Córdoba escribió al obispo pamplonés Willesindo (851) para agradecerle su acogimiento durante los tres años anteriores en su viaje por aquella zona, el cordobés subraya la fortuna de aquellas poblaciones regidas por el príncipe cristiano (princeps christicola) de aquella tierra (territorium Pampilonense). No especifica el nombre de este príncipe, pero se debe identificar con Íñigo Arista.

Íñigo Arista murió en el año de la hégira 237, es decir, en el 851/852, siendo sucedido por su hijo García Iñíguez.

Matrimonio y descendencia

Íñigo Arista estuvo casado aunque la identidad de su esposa no puede ser atestiguada con certeza. La tradición suele darla el nombre de Oneca o Eneca, hija de Velasco. Al menos tuvo cuatro hijos, tres de los cuales aparecen en las Genealogías del Códice de Roda:

[E]nneco, cognomento Aresta, genuit Garsea Enneconis, et domna Assona, qui fuit uxor de domno Muza, qui tenuit Borza et Terrero, et domna (lac.) qui fuit uxor de Garsea Malo.

Estos son los hijos conocidos de Íñigo Arista:

Te puede interesar

5 comentarios

blank
Rafael 30/06/2017 - 16:46

¿Podría darme su opinión respecto a la afirmación de Sánchez Albornoz (Problemas de la historia navarra del siglo IX) en el sentido de que la madre de Íñigo Arista estaría casada en primer lugar con Musa ibn Fortún y, en segundo lugar, con Íñigo Jiménez?.
Le quedo agradecido de antemano

Responder
blank
Bardulias 03/07/2017 - 17:55

No he leído textualmente la afirmación de Sánchez Albornoz. Pero es un hecho ya mencionado por ejemplo por cronistas musulmanes medievales como al-Udri. En su obra dice al menos en dos ocasiones que Yannaqo ibn Wanniqo (Íñigo Íñiguez, es decir, Íñigo I Arista) era hermano de madre de Musà ibn Musà. También lo recogen así las Genealogías de Roda. Es decir, sabemos que ambos eran hijos de la misma madre: Onneca.

Sabemos que Onneca se casó con Musà ben Musà de los Banu Qasí y con un tal Íñigo, un jefe vascón, del cual no se cita en ningún momento el apellido o la estirpe. Por lo tanto todo lo demás es mera suposición sin ninguna base. Diga quien lo diga.

Responder
blank
Rafael 03/07/2017 - 18:43

Le ruego me disculpe, pero tengo en gran valor sus conocimientos de Historia y considero muy importante su opinión al respecto.
El ensayo de Sánchez Albornoz se encuentra disponible en Dialnet.
Copio textualmente el texto al que me refiero::
“Es seguro que una misma mujer estuvo sucesivamente casada con los dos caudillos vascón y muladí. Lo es, porque Ibn Hayyan refiere que el soberano pamplonés Iñigo Iñíguez y Fortún Iñíguez, al que llama el mejor caballero de Pamplona, eran hermanos uterinos de Musa ibn Musa. Mas esa repetida declaración no asegura que la madre de todos hubiera estado casada primero con el magnate cristiano y luego con el noble renegado, como tampoco garantiza el supuesto contrario.
Como sabemos, Musa ibn Fortun era nieto del noble visigodo Casius, que regía un condado en el valle del Ebro en 714, cuando Musa y Tariq realizaron su postrer campaña en la Península 47; era hijo de Fortún, cuyo nombre cristiano obliga a fechar su nacimiento antes de la invasión islámica del 711 al 714 48; y era padre de Mutarríf, que en 799 gobernaba Pamplona en nombre del Al-Hakam I. Podemos por tanto suponerle nacido alrededor del 735. Sabemos que murió en 788 50. De haberse casado con la viuda del vascón Iñigo, ese enlace habría debido tener lugar algunos años antes, puesto que fruto del mismo hubo de ser el gran caudillo “Muza”; y en consecuencia los hijos del supuesto primer matrimonio: Iñigo Iñíguez y Fortún Iñíguez, habrían debido nacer hacia el 780 —Lévi-Provençal los supone nacidos hacia el 770 51—. Ahora bien, en el Muqtabis, al referir la batalla del 843 en que murió Fortún, hermano consanguíneo del príncipe gascón y hermano uterino del caudillo muladí, Ibn Hayyan 52 dice de él que era el mejor caballero de Pamplona y el que más daño hacía a los muslimes. Pero nacido antes del 780, en 843 Fortún habría tenido ya unos sesenta y cinco años y habría tenido setenta y tres, si hubiese venido al mundo cuando supone Lévi-Provençal, y a esa edad nadie es el mejor caballero de un reino”

Responder
blank
Bardulias 04/07/2017 - 20:11

Hola de nuevo. He leído atentamente el artículo que cita (https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2255995.pdf). Es cierto que discernir con los datos de que disponemos actualmente cuál fue la sucesión de matrimonios de la vascona Oneca es una tarea difícil y que, de momento, no puede ser asentada de forma cierta.

Según Sánchez Albornoz, Oneca se casó primero con Musà ben Fortún y tuvo como hijo a Musà ben Musà. En algún momento posterior al 788, fecha de fallecimiento de Musà ben Fortún, Oneca regresó a su solar y se casó con el caudillo vascón Íñigo y engendró a Íñigo I íñiguez (Arista) y a Fortún Íñiguez. Sus argumentos son dos:

  • El menor de todos, Fortun Íñiguez muere en el 843 y es citado como el mejor caballero de Pamplona. Luego tendría que ser aún joven para poder ser así calificado. Pero, ¿no puede significar simplemente que era un buen caudillo militar y mandaba bien sus tropas en vez de ser una descripción de su fortaleza física?
  • Sánchez Albornoz se pregunta por qué antes del 780 la hija de un noble vascón se va a casar con alguien tan desconocido como Musà ben Fortún, que no aparece en la historia hasta el 788, precisamente cuando muere tras recibir el gobierno de Zaragoza. Puede que no aparezca hasta esa fecha en las fuentes pero los Banu Qasí eran la familia más poderosa al sur de Pamplona y llegó a gobernar Pamplona precisamente con un hijo de Musá ben Fortún, con Mutarrif, hasta el 799.

Sin embargo es perfectamente plausible el caso contrario. Personalmente prefiero esta segunda explicación. Oneca se casa primero con un noble vascón y, tras quedar viuda, su familia establece un vínculo con la familia muladí más importante al sur de Pamplona, en algún momento anterior al 788, seguramente no muchos años antes. ¿Por qué? Pues porque los Banu Qasí seguramente ya sean gobernadores de Pamplona. Recordemos que en el 799 es asesinado Mutarrif ben Musà, hijo de Musà ben Fortún, por un grupo de vascones encabezados por Velasco. La familia de Oneca emparenta con los gobernadores muladíes de Pamplona. Aunque Musá ben Fortún no aparezca en la historia hasta el 788, los Banu Qasí ya eran suficientemente importantes como para ayudar al emir cordobés a recuperar Zaragoza y para que gobernaran Pamplona. De este modo se puede explicar mejor la alianza entre los Íñigo y los Banu Qasí contra los vascones que habían asesinado a Mutarrif y que finalmente llevó a Íñigo a ser rey de Pamplona en torno al 820.

Por último, de los tres hermanos, fue precisamente Musà ben Musà el que más tiempo vivió, hasta el 862, mientras que Fortún falleció el 843 (en combate); e Íñigo en el 851/852, y desde el 850 estaba paralítico. Otros dos datos:

  • Una hija de Íñigo, Nunila, se casó con García el Malo de Aragón en el 820. Hagamos una suposición, pongamos que el padre tiene 40 años cuando casa a su hija, habría nacido en torno al 780; Fortún habría nacido uno o dos años después; y luego Musà ben Musà en torno al 787 u 788.
  • Por otro lado Musá ben Musá es el menor de los hijos de Musà ben Fortún. El mayor debía ser Mutarrif; y luego Fortún ben Musà, quien falleció en torno al 802. Es después cuando Musà se hace con la jefatura de los Banu Qasí aunque su actividad comienza a ser documentada a partir del 840.
Responder
blank
Rafael 04/07/2017 - 21:29

Muchas gracias por su valiosa respuesta

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.