Localidad de la provincia de Burgos.

En el año 712 la invasión árabe llega hasta las tierras de Coruña del Conde. Las tropas de Tariq arrasan Clunia, la gran ciudad romana de la zona, suponiendo prácticamente el fin de la ciudad. Según la Crónica Rotense, Clunia fue una de las ciudades que Alfonso I de Asturias y su hermano Fruela asaltaron tras la rebelión bereber del 740 y de las que tomaron gentes para llevarlas a sus dominios.

Tras esta acción, el área de Clunia se queda en una tierra de nadie en la región del Duero entre el reino asturiano y los musulmanes. Clunia no se incorporará al reino de León hasta el 912, cuando por orden de García I es repoblada por el conde de Burgos, Gonzalo Fernández, padre del conde Fernán González, junto a Haza y San Esteban de Gormaz. Situada en una zona fronteriza con los dominios andalusíes, parece que poco duró el asentamiento en la vieja Clunia, desplazándose unos kilómetros hasta la actual Coruña del Conde.

 

Historia de Coruña del Conde entre los siglos X y XI

Es durante el siglo X cuando muy probablemente se funda la nueva fortaleza de Clunia, en un alto al sur de la ciudad primitiva, en el actual emplazamiento de Coruña del Conde. La razón del traslado es que desde este lugar se tenía un mejor control de la calzada que subía desde el Duero hacia el norte y de los dos puentes que cruzan el río Arandilla.

En esta época el nombre de la ciudad comienza a corromperse, apareciendo en documentos como Cluña, Crunnia, Crunna, Cruña, Curuña y ya el actual Coruña.

Al ser una de las puertas de Castilla y estar situada en la primera línea de defensa frente a los musulmanes, Coruña del Conde sufre varias acometidas de los cordobeses. En el año 920 el califa omeya de Córdoba ‘Abd al-Rahman III manda arrasar la ciudad, considerada de gran importancia para los cristianos por los cronistas árabes. Los musulmanes matan a sus pobladores, destruyen los cultivos y saquean las casas, donde toman un gran botín

A pesar de la derrota cordobesa en Simancas, prosiguen las aceifas contra el reino leonés en el 940. Como respuesta a las mismas los castellanos realizaron una incursión en la primavera de ese año contra Talamanca que no fue afortunada pues las fuentes árabes hablan de la victoria del gobernador Mutarrif ben Din al-Dun y de una aceifa en verano del mismo Mutarrif contra Clunia y Peñafiel.

En el año 994, durante el reinado de Bermudo II de León, el caudillo Almanzor conquista personalmente la ciudad y su fortaleza.

 

Dominio musulmán (994-1011)

Almanzor realiza obras en ella y la dota de una guarnición permanente. Será un punto de apoyo en el enfrentamiento de la Peñas de Cervera (1000). En la primavera del año 1002, Almanzor parte desde Coruña del Conde para realizar su última aceifa triunfal contra los cristianos, que le llevará hasta San Millán de la Cogolla, en La Rioja. A su vuelta, Almanzor vio agravada su artritis gotosa y acabó por fallecer en la ciudad de Medinaceli, el 9 de agosto.

Es posible que la fortaleza pasar de forma efímera a manos castellanas a comienzos del gobierno del ‘Abd al-Malik, el hijo de Almanzor. Pero éste logró tomarla para los andalusíes de nuevo en el año 1007. Este es el relato de al-Bayan al-Mugrib:

 

«El año 397 (27 septiembre 1006 – 16 septiembre 1007) el hayib ‘Abd al-Malik partió en una expedición contra Castilla, que dependía entonces del rey Sancho, hijo de García, hijo de Fernando. Esta fue la expedición de Clunia, la quinta de las emprendidas por ‘Abd al-Malik, fue designada con el nombre de Expedición de la Victoria. Éste tuvo un choque con Sancho, que estaba acompañado de todos los cristianos de diversas razas. El hayib ‘Abd al-Malik le hizo sufrir una grave derrota, habiendo Allah fortalecido a los musulmanes. Su ayuda fue evidente. Fue al acabar esta expedición cuando ‘Abd al-Malik adoptó el sobrenombre honorífico de al-Mudaffar (el Victorioso)»

 

El condado de Castilla no recuperará la plaza hasta el año 1011. En el contexto del enfrentamiento por el poder en Córdoba entre Sulayman y Hisham II,  Sulayman volvió a pedir ayuda al conde Sancho García ofreciendo, de nuevo, la devolución de todas las plazas fronterizas que habían sido ocupadas por Almanzor y su hijo ‘Abd al-Malik, aunque ampliando el número, pues se incluían todas, no solo algunas. Como las plazas estaban en poder de Wahid, Sancho García envió un mensaje al general amenazando con poner sus tropas a disposición de Suleyman y los bereberes si no cedía el control de ellas. Wahid no contestó y reunió un consejo de notables cordobeses. Como consecuencia, ya entrado el año 1011, Wahid cerró un tratado con el conde Sancho por el cuál, a cambio de la no intervención de los castellanos entregaba más de doscientas fortalezas.

Aún así la tradición local asegura que la ciudad fue conquistada tras una sangrienta batalla acaecida en un paraje conocido como La Matanza.

 

Coruña del Conde, capital de un alfoz

La línea del Duero se asegura y queda establecida como frontera definitiva entre cristianos y musulmanes. Coruña del Conde se convertirá el capital de un alfoz con jurisdicción sobre un territorio que albergaba villas como Arandilla, Arauzo de Miel, Arauzo de Salce, Arauzo de Torre, Bahabón de Esgueva, Baños de Valdearados, Caleruega, Cilleruelo de Arriba, Guimara, Hontoria de Valdearados, Mercadillo, Oquillas, Peñaranda de Duero, Pinillos de Esgueva, Quintanilla, Rebeche, Santa María de Mercadillo, Torrecilla de Peñaranda, Valdeande y Villatuelda.

 

Patrimonio monumental de Coruña del Conde

Castillo de Coruña del Conde. Tendría su origen en la repoblación de inicios del siglo X. En ruinas, se localiza en lo alto del cerro que domina la población. Se conservan maltrechos algunos tramos de paredes y cubos cilíndricos y prismáticos almenados. Se han acometidos labores de consolidación en el siglo XXI.

Como curiosidad desde aquí se lanzó a volar en el siglo XVIII uno de los pioneros de la aviación: Diego Marín Aguilera. Un avión cercano conmemora este hecho.

Castillo de Coruña del Conde

Castillo de Coruña del Conde

Murallas. Casi no se conservan salvo un arco, una antigua puerta, frente a uno de los puentes romanos, abierta en la muralla que en época medieval rodeaba la ciudad. Hoy da acceso a la plaza mayor desde la carretera. Se trata de un arco de medio punto rebajado al final de dos paramentos de piedra paralelos sobre los cuales existe una cubierta tejada a cuatro aguas. En él se pueden observar estelas provenientes de Clunia.

Arco de la muralla de Coruña del Conde

Arco de la muralla de Coruña del Conde

Ermita del Santo Cristo de San Sebastián. Es el monumento de mayor interés. Situado a las afueras del pueblo, está construido en una mezcla de estilos prerrománico y románico con numerosas estelas romanas procedentes del cercano yacimiento de Clunia.

Ermita del Santo Cristo de San Sebastián de Coruña del Conde

Ermita del Santo Cristo de San Sebastián de Coruña del Conde

Puentes romanos sobre el río Arandilla, con modificaciones de época medieval.

Puente romano de Coruña del Conde

Puente romano de Coruña del Conde

 

Más información: www.coruñadelconde.es