Las primeras campañas de Almanzor contra Castilla (977)

En el año 977 Almanzor inicia sus campañas contra los reinos norteños. Las tres primeras las realizará este año y se dirige contra el reino de León. La primera campaña, entre febrero y abril del 977, siguió la vía de la Plata y se dirigió contra el castillo de al-Hamma (Los Baños). Para algunos es Baños de Ledesma (Salamanca), en el valle del Tormes, zona que se había incorporado al reino leonés tras la batalla de Simancas;  y para otros Baños de Montemayor (Cáceres), al pie del puerto de Béjar. La segunda campaña es muy probable que se dirigiera contra territorio castellano. Es la campaña de Quwillar y se llevó a cabo entre el 23 de mayo y el 26 de junio. Almanzor se unió a las fuerzas de Galib, gobernador militar de Medinaceli, y atacó el castillo de Mola. Tampoco hay un acuerdo absoluto del lugar exacto de la campaña: para la gran mayoría fue contra Cuéllar (Segovia), localidad que daría nombre a la campaña; otros localizan el castillo de Mola en La Muela, cerca de Calatañazor. No consta que el conde García Fernández se ofreciera resistencia a la acometida.

La tercera campaña se dirigió de nuevo hacia la frontera salmantina. Entre los días 18 de septiembre y 20 de octubre las fuerzas de Almanzor y Galib atacaron la ciudad de Salamanca y sus alrededores. Almanzor asedió la ciudad pero gracias a la defensa del alcaide Rodrigo González, no pudieron conquistar la ciudad, pero sí algunos castillos fronterizos del valle del Tormes (al-Mal y Zanbaq). Almanzor volvió a Córdoba y fue nombrado doble visir, un cargo que solo tenía su aliado Galib.

El 29 de marzo del 978 Almanzor es nombrado hayib de Hisham II. Se convierte, por lo tanto, en el segundo hombre más poderoso del califato tras haber logrado la destitución de al-Mushafi. Este año Almanzor realizó dos nuevas aceifas aunque ninguna afectó al territorio castellano. La 4ª campaña se dirigió, junto a sus suegro Galib, contra Pamplona y la llanura de Barcelona, donde fue derrotado el conde Borrell II, y duró más de dos meses. La 5ª campaña volvió a incidir en el valle del río Tormes pues atacaron la ciudad de Ledesma, en una campaña casi invernal entre el 4 de octubre y el 6 de noviembre. Esta claro que Almanzor tenía una estrategia encaminada a romper la línea defensiva salmantina para tacar la ciudad de Zamora, punto fundamental de la defensa del reino leonés.

 

Fundación del Infantado de Covarrubias (978)

Viéndose libre, de momento, de los ataques de Almanzor, García Fernández protagoniza el el 24 de noviembre del 978 la fundación del Infantado de Covarrubias. García Fernández junto a su esposa Ava de Ribagorza crean el infantado para su hija Urraca García, quien ese mismo día hace su profesión de fe, y lo dotan con el monasterio de San Cosme y San Damián y la villa de Covarrubias y su término, donde se ubica el monasterio, además de otros muchos territorios y bienes.

El documento fue escrito por el famoso escriba y monje Florencio de Valeránica. El acto fue de trascendencia y a él asistieron, además de los condes de Castilla, los reyes de Pamplona, Sancho II  y Urraca Fernández, hermana del conde castellano. También un obispo, treinta y dos magnates y once abades entre otros.

 

Las campañas de Almanzor contra Castilla de los años 979 y 980

Durante los dos años siguientes Almanzor va a seguir debilitando las defensas del reino leonés. La 6ª campaña, llamada la segunda de Ledesma, se dirige de nuevo contra esa ciudad  apenas seis meses después de haberlo hecho por primera vez. Transcurrió entre los días  1 y 28 de mayo de 979. Es posible que fuera conquistada y la campaña llegara hasta las inmediaciones de Zamora.

La 7ª campaña se dirige en esta ocasión hacia el otro flanco del reino, hacia el condado de Castilla. Almanzor atacó el castillo de Sant Bulbiqa o Sant Balqiq, que se identifica con Sepúlveda. Fue una campaña de saqueo en la que se obtuvo un considerable botín pero en la que, de momento, no fue conquistada la plaza. Así lo cuenta al-Udri: «VII. Santbulbika primera. Hizo Muhammad ben Abi Amir la primera campaña contra Sepúlveda. Fue una aceifa de una penetración. [Partió] la noche del martes a comienzos de muharram del año 69 (28 julio 979), que correspondió a dos días por andar del mes de julio. Volvió el domingo 4 de safar (31 agosto 979), al cabo de 35 días»1. En el Dikr bilad al-Andalus se escribe: «La séptima la de Sant Balqiq, donde hizo botín y provocó una gran matanza y graves devastaciones; luego regresó a Córdoba»2.

Según Ibn Hayyan, Almanzor acabó el 979 con una 8ª campaña, llamada de Algeciras, en la que en septiembre condujo el ejército hasta esta localidad. Las tropas pasaron al norte de África, aunque desconocemos qué hicieron, pero estuvieron ocupadas hasta principios del 980.

Mientras tanto la relación entre Almanzor y su suegro Galib se comenzó a tensar. Galib, fiel a los omeyas, no debía de ver con buenos ojos el poder que iba acumulando su yerno y cómo éste había logrado confinar al califa Hisham II. Finalmente, en el 980, hubo un enfrentamiento entre ambos. Según al-Udri fue la 9ª campaña o campaña de la traición, en la que rompió las relaciones con su suegro en el castillo de Atienza. Parece ser que Galib atacó a su yerno por sorpresa en el castillo de Atienza. Almanzor logró escapar y se dirigió hacia Medinaceli, la base de Galib y se apoderó de ella. Tras este suceso, Almanzor realizó otra incursión contra Castilla, en la primavera del 980, en concreto contra la localidad de al-Buhayra (La Laguna). Martínez Díez propone el pago de Las Lagunas, en el término de Villálvaro (Soria) unos 9 kilómetros al norte de San Esteban de Gormaz.

Almanzor tuvo aún tiempo de hacer una nueva aceifa, la 10ª campaña llamada de la Al-Munya o Almunia, entre el 14 de octubre y el 20 de octubre. Parece que fue una campaña contra Galib y sus partidarios. Galib se había hecho fuerte en Atienza y contaba con el apoyo de los Tuchibíes, la familia gobernante en Zaragoza  y Calatayud. Mientars que Almanzor recibió el apoyo del gobernador de Daroca. Es por esta razón con la que se identifica el lugar con La Almunia de Doña Godina (Zaragoza) aunque también se ha propuesto Armuña de Tajuña (Guadalajara).

 

La alianza de García Fernández y Galib: la derrota de Torrevicente (981)

El enfrentamiento entre Galib y Almanzor alcanzó su culmen en el año 981. En ese año se produjeron varios combates entre ellos. La 11ª campaña de Almanzor, entre el 9 de febrero y el 8 de marzo, en pleno invierno, se dirigió contra Qalbilis, que ha identificado conla fortaleza de Canales, cerca de Choza de Canales (Toledo), cuyo gobernador era aliado de Galib. La 12ª campaña de Almanzor es quizás la única en la que es derrotado, en esta ocasión por Galib. Se llama la campaña disuelta de los ma’afires. El 11 de abril del 981 fue derrotado por un ejército superior, en algún lugar en el camino entre Córdoba y Medinaceli, el escenario de los combates entre ambos contendientes. En esta batalla es posible que ya hubiera tropas del conde de Castilla, quien se habría aliado con Galib. Parecía que de momento era Galib quien llevaba ventaja en el enfrentamiento.

Pero pronto cambiará la situación. La 13ª campaña es denominada como Campaña de la Victoria. Almanzor partió de Córdoba el 8 de mayo de 981 y consiguió someter las plazas rebeldes de Calatayud y Atienza. Además Galib y sus tropas fueron derrotadas en la batalla de Torrevicente (9 de julio 981). García Fernández, conde de Castilla, y el rey Sancho II de Pamplona decidieron apoyar la causa de Galib. Era una buena oportunidad para debilitar al califatop y alejar las temibles campañas de Almanzor.

Almanzor acampó el 7 de julio delante del castillo de San Vicente, en Torrevicente (Soria), en las proximidades de Atienza. El 9 de julio se inició el enfrentamiento y se saldó con la completa derrota del ejército de Galib. El viejo general cayó muerto en la batalla. Almanzor aprovechó entonces para conquistar Atienza, la plaza fuerte de Galib, y atacar Calatayud, gobernada por los tuchibíes aliados de Galib. Desconocemos la magnitud de la derrota en las tropas castellanas. Por parte de las pamplonesas, acabó con la vida de su líder militar, Ramiro Garcés, rey de Viguera.

Muhammad ben Abi Amir regresó a Córdoba y se hizo proclamar al-Mansur, el Victorioso, de donde viene su nombre más conocido: Almanzor. Aún tuvo tiempo de liderar dos nuevas campañas. La 14ª campaña contra Zamora, del 24 de agosto al 17 de septiembre; y la 15ª campaña contra Trancoso, en el actual Portugal, entre el 29 de octubre y el 22 de noviembre, en la que puede que también ocupara Viseo. Almanzor seguía empeñado en debilitar la frontera occidental del reino de León.

 

El conflicto entre Bermudo II y Ramiro III (982-985)

En el verano del 982 tuvo lugar la 16ª campaña de Almanzor, llamada de las Tres Naciones, del 1 de junio al 4 de agosto. Según al-Udri: «La decimosexta, la de Qastiliya, Munt baliq, Gerona y su territorio. Destruyó las murallas de Qastiliya, conquistó sus castillos y obligó a pactar a su rey, que le dio su hija en matrimonio. De allí se dirigió al país de los Ifrany, donde conquistó el castillo de Munt Friq, Gerona y su territorio.» Almanzor primero atacó el reino de Pamplona, pues es probable que Qastiliya sea alguna fortaleza de la Sierra de Cantabria, en la zona riojana, y pacta con Sancho II abarca la boda con su hija Abda, la futura madre de ‘Abd al-Rahmán Sanchuelo. Después se dirigió contra los condados catalanes atacando Gerona. Al llamarse de las tres naciones se ha supuesto que García Fernández participó en el conflicto ayudando a Sancho II de Pamplona.

La situación del reino leonés es de una casi absoluta disgregación y apenas puede enfrentarse al enemigo cordobés. En su 17ª campaña Almanzor ataca Toro y León. En esta campaña, entre septiembre y octubre del 982, parece que Ramiro III ofreció resistencia a Almanzor. La situación de León llegó al extremo de que los magnates gallegos y portugueses decidieron buscar un nuevo monarca y eligieron a Bermudo Ordóñez, hijo de Ordoño III, quien fue coronado el 15 de octubre del 982 en la catedral de Santiago de Compostela.

Ramiro III se ve acorralado en el 983 entre los partidarios de Bermudo II, instalado en Galicia y Portugal, y las nuevas acometidas de Almanzor por el sur. La 18ª campaña  se dirigió contra Simancas y se ejecutó entre el 16 de junio y el 17 de julio del 983. Almanzor aplastó a las tropas leonesas, castellanas y pamploneas que defendían Simancas y conquistó la ciudad, una fortaleza situada cerca de la confluencia entre los ríos Duero y Pisuerga. En el regreso Almanzor siguió la línea del Duero y, según el Cronicón de Cardeña, atacó Roda. Si bien una gran parte de los historiadores han identificado con Rueda (Valladolid) y supuesto que fue un enfrentamiento previo a la batalla de Simancas , es probable que se trate de otra fortaleza del Duero: Roa de Duero (Burgos). En este caso, tras haber obtenido Simancas, Almanzor se dirigió contra otro punto fuerte del Duero castellano. García Fernández volvió a sufrir una derrota en Roa de Duero.

La presión de Almanzor no cesa. El mismo 983 realiza la 19ª campaña, la segunda de Salamanca, entre el 1 y el 29 de septiembre, aunque no logró rendir la ciudad. Y la 20ª campaña se dirige contra Sacramenia (Segovia), entre el 2 de noviembre y el 8 de diciembre, localidad situada en el valle del río Duratón, aguas abajo de Sepúlveda, y acabó conquistándola. Cuando acaba el 983 la frontera meridional leonesa parece casi completamente inexistente y a merced de Almanzor.

En el 984 Almanzor volverá en dos ocasiones a atacar las tierras que siguen obedeciendo a Ramiro III. La 21ª campaña ataca Zamora, entre el 18 de febrero y el 11 de marzo. Ramiro III se vio obligado a pactar con Almanzor para poder conservar su corona y entregó Zamora a Almanzor. Aún así las tropas de Bermudo II consiguieron ocupar León en marzo o abril del 984. Ramiro III se refugió en Astorga pero al poco tiempo vuelve a tomar León. Almanzor se convierte en el árbitro de la política leones. Finalmente pactó, a cambio de dinero y la presencia de tropas, con Bermudo II.

El único apoyo de Ramiro III parece seguir siendo el conde García Fernández y contra él se dirige una nueva aceifa en el 984, la 22ª campaña, que tuvo dos frentes: una contra Sepúlveda y otra contra el condado de Barcelona que seria seguida de otra contra Barcelona, la 23ª campaña entre el 5 de mayo y el 23 de julio del 985. La 24ª campaña fue en Algeciras, en agosto del 985.

Ramiro III acabó falleciendo en Destriana el 26 de junio del 985. El enfrentamiento de los dos reyes leones que había llevado a una situación de absoluta sumisión a Almanzor acaba. El conde de Castilla parece que no se ponone en ningún momento al nuevo rey.

 

La incorporación del condado de Monzón al condado de Castilla

A la muerte del conde Fernando Ansúrez (978) la sucesión del condado de Monzón recayó en su hermana Teresa Ansúrez, reina en león, y en su sobrino Ramiro III. Por lo tanto, tras la muerte de Ramiro III en el 985 el territorio se quedó sin gobernador, pues además Teresa Ansúrez estaba exiliada en Oviedo. Suponemos que el condado era una presa codiciada tanto por los los condes de Saldaña-Carrión, que no parecían en buenas relaciones con Bermudo II, y también para el conde Castilla.

Aunque no existe un documento que expresamente lo diga, parece que Bermudo II concedió en algún momento entre los años 985 y 990 el condado de Monzón al conde Castilla. Así parecen confirmarlo dos documentos del 990 del monasterio de San Isidro de Dueños, en el condado de Monzón. Los condados de Monzón y de Castilla permanecerán unidos hasta la desaparición del condado castellano en el 1064.

 

Bermudo II rey de León. Campañas de Almanzor del 986 al 989

Bermudo II comienza a gobernar en todo el reino a mediados del 985. Pero no olvidemos el pacto con Almanzor que permitía la presencia de fuerzas musulmanas con certeza en Zamora pero seguro que en otras localidades y fortalezas. En el 986 Bermudo II trata de quitarse de encima ese pacto. Pero la respuesta de Almanzor fue inmediata. Comienza un feroz período de acometidas de Almanzor que van a solar todos los territorios del reino leonés.

En el 986 hubo al tres campañas. La 25ª campaña se dirigió a Zamora, Salamanca y León, era la llamada Campaña de las Ciudades. La realizó entre el 19 de junio y el 1 de agosto. Almanzor asedió y conquistó Zamora y continuó hacia León. También conquistó Salamanca y diversas plazas en el valle del Tormes. Bermudo II no pudo resistir la acometida. Almanzor volvió a Córdoba pero no quiso desaprovechar la oportunidad de debilitar aun más a quien había osado retarle. Del 11 de septiembre al 15 de octubre ejecutó la 26ª campaña contra Condeixa, al suroeste de Coimbra, ciudad de la que también atacó sus arrabales.

El 987 continuó del mismo modo. La 27ª campaña que se inició el 4 de marzo fue contra Coimbra que logró resistir. Pero en junio volvió en su 28ª campaña, segunda contra Coimbra y acabó por conquistarla el 28 de junio del 987 tras dos días de asedio. Otra frontera se había quebrado: el paso hacia Galicia estaba abierto. En el otoño del 987 Almanzor hizo otra campaña, la 29ª campaña contra Burbil o Burtil, que significa puerto o portillo. Se ha considerado como posibles ubicaciones Portillo (Valladolid), portillo de Soria, cerca de Gómara, y Portillo de Andaluz, cerca de Almazán, ambas en Soria. Parece más probable que fuera el Portillo de Valladolid pues era una zona situada entre Simancas y Roa que no había aún recibido el impacto directo de Almanzor. La plaz fue conquistada en un solo día.

Nada cambió en el 988. La 30ª campaña se dirigió contra las ciudades de Zamora y Toro, entre abril y agosto. Zamora fue cercada y tuvo que capitular, consiguiendo un enorme botín y 40.000 cautivos. De allí partieron hacia Toro, que también fue capturada. El ensañamiento contra el reino de León continuo ese año con la 31ª campaña, contra Astorga, la otra llave del acceso a Galicia. El ejército musulmán la asedió y logro entrar en ella y arrasarla así como otras fortificaciones cercanas.

El 989 no trajo un cambio en la situación de asedio y humillación a la que Almanzor estaba sometiendo al reino de León. La 32ª campaña contra Burbil, es decir, Portillo, que asedió y capituló. Destruyó su castillo y volvió con un importante botín. Y la 33ª campaña fue contra Toro, que también volvió a tomar.

En total en cuatro años el reino de León tuvo que soportar 9 campañas que destrozaron por completo el sistema defensivo entre Coimbra y Portillo. En estos años Almanzor no atacó la zona  castellana pero en el 990 ocurrirán ciertos acontecimientos que harán cambiar el destino de las campañas amiríes. haciendo de Castilla su objetivo fundamental.

 

La rebelión de ‘Abd Allah ben al-Mansur, hijo de Almanzor (989-990)

A partir del año 989 comienza a organizarse una conjura contra Almanzor en el califato. El gobernador de Zaragoza, ‘Abd al-Rahmán ben Mutarrif empezó a dudar de su futuro. Con él vivía ‘Abd Allah, el hijo mayor de Almanzor, quien estaba resentido con su padre porque mostraba preferencia por otro de sus hijos, ‘Abd al-Malik. ‘Abd al-Rahmán y ‘Abd Allah habían acordado atacar a Almanzor en cuanto hubiera oportunidad y habían establecido un pacto por el que se repartían al-Ándalus: la capital para ‘Abd Allah y la frontera para ‘Abd al-Rahmán. Además contaban con otros aliados como ‘Abd Allah ben ‘Abd al-Aziz al-Marwani, gobernador de Toledo. Pero Almanzor fue informado del complot y actuó astutamente. Llamó a su hijo a Córdoba y comenzó a darle más muestras de afecto; a al-Marwani le alejó de Toledo y posteriormente le quitó la dignidad de visir.

Una vez que  hubo neutralizado la conspiración marchó en campaña hacia Castilla. En Guadalajara esperó a las tropas del gobernador de Zaragoza, ‘Abd al-Rahmán. De forma astuta promovió una queja de los habitantes de la frontera contra el gobernador y así logró destituirlo el 8 de junio del 989. Aunque pudo disfrutar de cierta libertad acabó siendo apresado y ejecutado en al-Zahira. Almanzor además llamó a su campamento a su hijo ‘Abd Allah. Esta campaña debió de ser la misma en la que atacó Burbil, la 32ª campaña, en la que además de Portillo continuó contra San Esteban de Gormaz, donde se sitúan los hechos que se relatan a continuación: Mientras el ejército estaba acampado frente a San Esteban, ‘Abd Allah acompañado por seis pajes cruzó la frontera y se acogió a la protección del conde García Fernández.

Tras pasar el invierno, Almanzor inició una nueva campaña. En esta ocasión el objetivo es Castilla, seguramente para castigar a García Fernández por haber acogido a su hijo traidor. De esta 34ª campaña nos dice el Dikir bilad al-Andalus: «La trigésimo cuarta, la de Osma y Alcubilla, de Castilla (Qastala); sometió y arrasó el país de Castilla, llegando hasta el país de los vascones. Conquistó la ciudad de Osma y la pobló con musulmanes para hostigar a los cristianos, pues era su punto más avanzado. A continuación regresó a la ciudad de Alcubilla (seguramente Alcubilla del Marqués, Soria) y la destruyó. En esta campaña mató a su hijo ‘Abd Allah.» Tenemos otras noticias de este hecho en los Anales Castellanos Segundos, que dicen que Osma y Alcoba fueron conquistadas en octubre del 989, y en los Anales Toledanos Primeros, que lo datan en el 991.

La campaña fue dura y además de las plazas citadas Almanzor debió de penetrar profundamente en el territorio castellano. Como consecuencia, García Fernández cedió a la presión y entregó a ‘Abd Allah a su padre el 8 de septiembre. Tuvo aún tiempo para hacer otra incursión, la 35ª campaña contra Montemayor, la actual Montemor-o-Velho, en Portugal, ciudad que conquistó el 2 de diciembre del 990

Mientras tanto la situación política del reino de León no mejoraba. Bermudo II tuvo que abandonar de nuevo León, ciudad de la que se apoderó el conde de Saldaña, seguramente entre marzo y junio.

 

 

1. al-Udri, ed. Ruiz-Asencio, AEM, 5 (1968), 59.

2. Dikr bilad al-Andalus, trad. Luis Molina. Una descripción anónima de al-Andalus, Madrid, 1983, II, p. 197.