Índice Poema Fernán González

Estrofas 55 a 70 del Poema de Fernán González

 

55 Quando ovo acabada el conde su razon
—mejor non la dixeran quantos en mundo son—,
………………………………………………………
………………………………………………………
Cuando hubo acabado el conde su razón
—nadie en el mundo, nadie, la diría mejor—
………………………………………………………
………………………………………………………
56 Enbio el rey don Rodrigo luego sus mensajeros
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
Envió don Rodrigo luego sus mensajeros
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
57 Era la corte toda en uno ayuntada:
Aragon e Navarra, buena tierra provada,
Leon e Portogal, Castiella la preçiada,
non seria en el mundo tal provinçia fallada.
Toda la corte estaba reunida y convocada:
Aragón y Navarra, buena tierra probada,
León y Portugal, Castilla la preciada,
que no habría en el mundo otra provincia igual.
58 Quando vio don Rodrigo que tenia sazon,
ante toda la corte començo su razon:
«Oit me, cavalleros, si Cristus vos perdon’,
pora aver la lid non tenemos sazon.
Cuando vio don Rodrigo llegada su sazón,
ante toda la corte comenzó su razón:
«Oídme, caballeros, ¡qué Cristo os dé perdón!,
para tener batalla no tenemos sazón.
59 Graçias a Dios del çielo que lo quiso fazer,
en aquesto le avemos mucho que gradeçer,
por que es toda España en el nuestro poder,
mal grado a los moros, que la solien tener.
Gracias al Dios del cielo que así lo quiso hacer,
en esto le tenemos mucho que agradecer,
porque está toda España ya en nuestro poder,
a pesar de los moros, que la solían tener.
60 Avemos nos en Africa una buena partida,
parias nos dan por ella la gente descreida,
mucho oro e mucha plata, mucha llena medida.
Bien somos ya seguros todos d’essa partida.
En África tenemos una buena partida
por la cual nos da parias la gente descreída,
de mucho oro y plata están llenas las medidas;
bien seguros estamos todos de esa partida.
61 El conde, cavalleros, las pazes a firmadas,
e por estos çient años las parias recabdadas:
pueden vevir las gentes todas bien seguradas,
non avran ningun miedo, vivran en sus posadas.
El conde, caballeros, las paces ha firmado,
y por estos cien años las parias recaudado:
pueden vivir las gentes todas bien seguras,
no tendrán ningún miedo, vivirán en sus moradas.
62 Pues que todos avemos tales seguridades,
han vos a dar carrera por que en paz vivades,
peones e caveros e todas potestades,
que viva cada uno en las sus eredades.
Pues que todos tenemos tales seguridades,
os darán la manera para que en paz viváis,
peones y caballeros, todos los poderosos,
que cada uno viva en sus heredades.
63 Lorigas, capellinas e todas brafoneras,
las lanças e cochiellas e fierros e espalderas,
espadas e ballestas e asconas monteras,
metet las en el fuego, fazet grandes fogueras.
Lorigas, capellinas y todas brahoneras,
las lanzas y cuchillas y hierros y espalderas,
espadas y ballestas y machetes de monte,
echadlas en el fuego y haced grandes hogueras.
64 Faredes d’ellas fierros, e de sus guarneçiones
dellas fagan açadas, picos e açadones,
destralejas e fachas, segures e fachones,
estas cosas atales con que labren peones.
Haréis con ellos hierros y de sus guarniciones
que hagan muchas azadas, picos y azadones,
destralejas y hachas, segures y hachones,
cosas tales que sirvan para que labren los peones.
65 Por aquesta carrera avremos pan assaz;
los grandes e los chicos, fasta el menor rapaz,
vivran por esta guisa seguros e en paz;
quiero que esto sea, si a vos otros plaz.
Así de esta manera, tendremos bien de pan;
los grandes y los chicos, hasta el menor rapaz,
vivirán de este modo seguros y en paz;
así quiero que sea si a vosotros os place.
66 Aquesto que yo mando sea luego conplido,
assi es commo quiero yo que sea tenido:
aquel que armas traxiere e le fuere sabido,
fagan le lo que fazen al traidor enemigo.
Esto que aquí yo mando sea al punto cumplido,
así es como quiero que sea mantenido;
aquel que armas trajere, y si ello es sabido,
háganle lo que hacen al traidor enemigo.
67 Todo aquel que quisiere salir de mi mandado,
si en toda España fuere despues d’esto fallado,
mando que luego sea su cuerpo justiçiado,
e que l’ den tal justiçia commo a traidor provado.»
Todo aquel que intentase incumplir lo mandado,
si en un lugar de España fuera después hallado,
ordeno que al instante sea ajusticiado,
y que le ajusticien como a traidor probado.»
68 Fue fecha la barata atal commo entendedes,
volvio lo el diablo, que tiende tales redes,
trastorno el çimiento cayeron las paredes:
lo que estonçe perdio se, cobrar vos los podedes.
Fue cumplido el engaño tal y como lo entendéis,
lo tramó el diablo que tiende tales redes,
agitó el cimiento, cayeron las paredes:
lo que entonces se perdió, recobrarlo podéis.
69 Tenien lo a grand bien los pueblos labradores,
non sabien la traiçion los malos pecadores;
los que eran entendidos e bien entendedores
dezien:«¡Mal sieglo ayan tales consejadores!»
Creíanlo un gran bien los pueblos labradores,
no sabían la traición los pobres pecadores;
los que eran avisados y bien entendedores
decían:«¡Mal fin tengan tales consejeros!»
70 Ovieron a fer todo lo que el rey les mandava,
quien las armas tenia luego las desatava:
el diablo antiguo en esto s’trabajava,
por fer mal a cristianos, nunca en al andava.
Hubieron de hacer todo lo que el rey les mandaba,
quien las armas tenía ya las desbarataba,
el viejo diablo en esto constante se afanaba,
de dañar a cristianos sólo se preocupaba.