Índice Poema Fernán González

Estrofas 392 a 404 del Poema de Fernán González

 

392 Eran ya en Fazinas essa gente maldita,
todos los castellanos eran en Piedrafita;
el conde —la su alma de pena sea quita—
fue se pora San Pedro a essa su ermita.
Estaban ya en Hacinas esas gentes malditas,
todos los castellanos están en Piedrahíta;
el conde —que su alma de penas esté limpia—
se fue hacia San Pedro, a esa su ermita.
393 Quando fue a la ermita el conde allegado,
demando por su monje, don Pelayo llamado;
dixeron le por nuevas que era ya finado,
ocho dias avia que era soterrado.
Cuando a la ermita el conde hubo llegado,
preguntó por su monje, don Pelayo llamado;
le dieron noticia de que ya había muerto,
hacía ocho días que había sido enterrado.
394 Entro en la ermita con muy grand devoçion,
finco los sus finojos e fizo su oraçion,
de los ojos llorando fizo su petiçion:
«Señor, tu me aguarda d’error e d’ocasion.
Entró en la ermita con una gran devoción,
hincó las rodillas e hizo su oración,
y, llorando, hizo su petición:
«Señor, tu me libras de error y de ocasión.
395 Señor, por grand amor de fer a ti serviçio,
passo mucho lazerio e dexo mucho viçio,
con est’ cuerpo lazrado fago te sacrifiçio,
con moros e cristianos meto me en grand bolliçio.
Señor, por el gran deseo de hacerte a ti servicio,
pasé muchas penas y tuve poco descanso,
con este cuerpo maltratado te hago sacrificio,
con moros y cristianos me meto en gran litigio.
396 Los reyes de España, con derecho pavor,
olvidaron a ti, que eres su señor,
tornaron se vassallos d’esse rey Almançor
…………………………………………………………..
Los reyes de España, con cierto pavor,
de ti se olvidaron, que eres su señor,
se hicieron vasallos de ese rey Almanzor
…………………………………………………………..
397 Yo quando vi que ellos fueron en tal error
e por miedo de muerte fizieron lo peor,
nunca de su conpaña despues ove sabor,
por fer a ti serviçio non quise mas su amor.
Yo cuando vi que ellos cometían tal error
y por miedo a morir hicieron lo peor,
de su compañía más no quise disfrutar,
por a ti servirte no quise más su amor.
398 Finque yo entre todos solo desanparado,
de muert’ non ove miedo nin quise aquel pecado:
quando ellos veyeron que era yo apartado,
luego fui d’ellos todos muy fuerte amenazado.
Me quedé entre todos solo y desamparado,
nunca temía a la muerte ni quise aquel pecado:
cuando ellos vieron que me había apartado,
luego, por todos ellos, fuertemente fui amenazado.
399 Llegaron me las cartas a Muño esse dia,
venieron mesajeros çinco en aquel dia
commo me menazavan reyes d’Andaluzia,
por que de los d’España yo solo mer erzia.
Me llegaron las cartas a Muño ese día,
cinco mensajeros vinieron aquel día
que me amenazaban los reyes de Andalucía,
porque de los de España solo yo me resistía.
400 Ovieron sus poderes sobre mi d’ayuntar,
unos venien por tierra, otros venien por mar;
querrian, si podiessen, d’este sieglo m’ sacar,
quesiste tu, Señor, valer me e ayudar.
Hubieron sus ejércitos contra mi juntar,
unos venían por tierra, otros venían por mar;
querrían, si pudiesen, con mi vida acabar,
mas tú, Señor, me quisiste ayudar.
401 Vençi los e mate los, Señor, con tu poder,
nunca fui contra ti, segunt mi entender,
tengo me por pagado si te fize plazer,
bien tengo que non has por que me falesçer.
Los vencí y los maté, Señor, con tu poder,
nunca fui contra ti, según mi entender,
me tengo por bien pagado si te puede satisfacer,
y bien pienso que no me dejaras de socorrer.
402 Por essas escrituras que dexo Isaias,
que a los tus vasallos nunca falesçerias:
Señor, tu siervo so con mis cavallerias,
no m’ partire de ti en todos los mis dias.
Según las escrituras que dejó Isaías,
que a tus vasallos nunca los abandonarías:
Señor, tu siervo soy con mis caballerías,
no me apartaré de ti en el resto de mis días.
403 Mas he yo grand mester, Señor, de la tu ayuda,
Señor, sea por ti Castiella defenduda;
toda tierra de Africa sobre mi es venuda,
anparar non la puedo, Señor, sin tu ayuda.
Mas ahora, Señor, necesito de tu ayuda,
Señor, que por ti Castilla sea defendida;
toda la tierra de África sobre mí se acerca,
defenderla no puedo, Señor, sin tu ayuda.
404 Por fuerça nin por seso que yo podiesse aver
non la podrie por guisa ninguna defender;
Señor, da me esfuerço e seso e poder
que pueda a Almançor o matar o vençer.»
Por mucha fuerza y sensatez que pudiese tener
de ninguna manera la podría defender;
Señor, dame fuerzas, juicio y poder
que pueda a Almanzor matar o vencer.»

392. Fazinas es Hacinas, cerca de Lara de los Infantes.  Piedrafita puede referirse a la localidad de Piedrahíta de Muñó, cercana tanto a Lara de los Infantes como a Hacinas.

393. Se hace referencia a la ermita donde encontró al monje Pelayo y sus compañeros antes del primer enfrentamiento con Almanzor, narrado en las estrofas 226 a 250.

399. Se refiere a que después de su enfrentamiento con el conde de Tolosa había recibido mensajes de que en Muño se estaban agrupando las tropas musulmanas. Ver estrofas 383 y 384.

402. Se refiere al libro bíblico del profeta Isaías y en concreto al Cántico de victoria de los elegidos (Is. 26, 1-21).