Índice Poema Fernán González

Estrofas 605 a 610 del Poema de Fernán González

 

605 Solto los don Garçia, a Castiella venieron;
quando los castellanos el mandado sopieron
—nunca tan mal mensaje castellanos oyeron—
por poco, de pesar, de seso non salieron.
Los soltó don García, a Castilla vinieron;
cuando los castellanos la noticia supieron
—nunca tan mala nueva los castellanos oyeron—
por poco, de pesar, locos casi se volvieron.
606 Fizieron muy grand duelo estonçes por Castilla,
mucho vestido negro, rota mucha capilla,
rascadas muchas fruentes, rota mucha mexilla
tenie en su coraçon cada uno grand manzilla.
Hicieron un gran duelo entonces por Castilla,
mucho vestido negro, rasgadas muchas mantillas,
rascadas muchas frentes, rasgadas muchas mejillas;
tenía en su corazón cada uno gran mancilla.
607 Lloravan e dezian:«¡Somos de fuert’ ventura!»
Dezien del Criador mucha fuert’ majadura:
«Non quiere que salgamos de premia nin d’ardura,
mas que seamos siervos nos e nuestra natura.
Lloraban y decían:«¡Mala ventura la nuestra!»
Decían contra el Criador muchas y graves quejas:
«No quiere que salgamos de apremios ni aflicciones,
sino que seamos siervos nosotros y nuestra nación.
608 Somos los castellanos contra Dios en grand saña,
por que nos quiere dar esta premia atamaña;
caimos en la ira de todos los d’España:
tornada es Castiella una pobre cabaña.
Tenemos los castellanos contra Dios gran saña,
porque nos quiere dar esta pena tamaña;
caímos en la ira de todos los de España:
Castilla se ha vuelto una pobre cabaña.
609 A otro non sabemos nuestra coita dezir
si non al Criador, que nos deve oir;
con el conde coidavamos d’esta coita salir,
oviemos nos enantes en ella de venir.»
A otro no sabemos nuestra pena decir
sino al Criador, quien nos debe oír;
con el conde pensábamos de este aprieto salir,
tuvimos nosotros antes en ella que venir.»
610 Dexemos castellanos en su fuerte pesar,
aver nos hemos luego en ellos a tornar;
ayuntaron se en uno por se aconsejar:
dexemos los yuntados, bien nos deve menbrar.
Dejemos a los castellanos en su gran pesar,
habremos más tarde a ellos retornar;
se reunieron todos por consejo tomar:
dejémoslos reunidos, lo hemos de recordar.

606. Descripción de las muestras de luto de la época: vestimentas de luto de color negro;  además, estas vestimentas, sobre todo en las mujeres, debían de ser bastas e incluso rotas, por lo que eran rasgadas (rota mucha capilla). Por otro lado, habían también demostración física del duelo produciéndose arañazos y heridas superficiales en la frente y las mejillas.