Índice Poema Fernán González

Estrofas 596 a 604 del Poema de Fernán González

 

596 Fue del rey don Garçia la iglesia bien lidiada,
non la quiso dexar maguer era sagrada,
de lo que quiso el rey non pudo acabar nada,
ca tenia el conde la puerta bien çerrada.
Mandó el rey don García tener la iglesia bien sitiada,
no la quiso dejar aunque era sagrada,
de lo que quiso el rey no pudo lograr nada,
pues tenía el conde la puerta bien cerrada.
597 El sol era ya baxo, que se querie tornar,
mando el rey don Garçia al conde preguntar
si se querie a presion sobre omenaje dar,
que podrie por aquesto la muerte escapar.
Estaba el sol ya bajo, que se quería ocultar,
ordenó el rey don García al conde preguntar
si, bajo palabra de honor, se quería entregar,
que podría de esta forma de la muerte escapar.
598 A salva fe jurando dio se les a presion;
peso mucho a Dios fecho tan sin razon:
oyeron voz en grito, commo voz de pavon,
partio se el altar, de somo a fondon.
Bajo juramento se entregó a prisión:
pesó mucho a Dios hecho tan sin razón:
oyeron un gran grito, como voz de pavón,
se rompió el altar, de arriba a abajo.
599 Assi esta oy en dia la iglesia partida
por que fue atal cosa en ella conteçida;
—bien cuido que durara fasta la fin conplida,
ca non fue atal cosa que sea ascondida—.
Así está hoy en día la iglesia partida
porque tal cosa en ella ocurrió;
—y creó que durará hasta el fin intacta,
pues no fue cosa tal que sea escondida—.
600 Fue luego don Fernando en los fierros metido,
de grand pesar que ovo cayo amortecido,
a cabo d’una pieça torno en su sentido,
dixo:«Señor del mundo, ¿por que me has fallesçido?
Fue luego don Fernando en cadenas metido,
del gran pesar que tuvo cayó desvanecido,
al poco tiempo recuperó el sentido,
dijo:«Señor del mundo, ¿por que no me has defendido?
601 Señor Dios, si quisieres que fuesse aventurado,
que a mi los navarros me fallasen armado,
aquesto te ternia a merçed e a grado,
e por esto me tengo de ti desanparado.
Señor Dios, si quisieras que fuese afortunado,
que a mí los navarros he hallasen armado,
te agradecería esta merced de buen grado,
y por esto me siento de ti desamparado.
602 Si fuesses tu en la tierra, serias de mi rebtado;
nunca fiz por que fuesse de ti desanparado,
morre de mala guisa commo omne de mal fado:
si yo pesar te fize, bien deves ser vengado.»
Si estuvieses en la tierra, yo te habría maldecido;
nada hice para ser por ti desamparado,
moriré indignamente, como hombre malvado:
si yo te ofendí, bien debes ser vengado.»
603 Dentro en Castro Viejo al buen conde metieron,
teniendo l’ fuerte saña mala presion le dieron;
commo omnes sin mesura mesura no l’ fizieron
los vassallos del conde dexar le non quisieron.
Dentro en Castro Viejo al buen conde metieron,
teniéndole gran saña, mala prisión le dieron;
como hombres sin mesura, mesura no le hicieron
los vasallos del conde dejarle no quisieron.
604 Dixo al rey Garçia el conde su razon:
«Non has por que tener ningunos en presion,
abras por mi señero quantos en Burgos son,
non les fagas nul mal, que ellos sin culpa son.»
Dijo al rey García el conde su razón:
«No tienes por qué a ninguno meter en prisión,
tendrás en mí mismo a cuantos en Burgos son,
no les hagas ningún daño, que culpables no son.»

596. Fernán González se había acogido a sagrado y por el rey García no podía usar las armas para prenderle. Por eso le propone la rendición a cambio de su vida. Este hecho parece estar basado en un hecho real: en el 961 el rey García II Sánchez apresó a Fernán González en las cercanías de Cirueña en el contexto del enfrentamiento entre Sancho I (apoyado por Pamplona) y Ordoño IV (apoyado por Fernán González).

598. No he encontrado rastro de este milagro o de tradición en las iglesias o ermitas de Cirueña. El pavón es el pavo real.

603. Castro Viejo es la localidad de Castroviejo, en La Rioja, a unos 15 km. de Nájera. En su término, en el Cerro del Campo aún quedan restos de lo que pudo ser antiguamente un castillo.