Índice Poema Fernán González

Estrofas 202 a 225 del Poema de Fernán González

 

202 Fabló Gonçalo Diaz, un sesudo varon,
rogo que le escuchassen, que deria razon:
«Oit me —dixo— amigos, si Cristus vos perdon,
pora aver la lid non tenemos sazon.
Hablo Gonzalo Díez, un sesudo varón,
rogó que le escuchasen que diría su razón:
«Oídme —dijo— amigos, que Cristo os dé su perdón,
para ganar la lucha no tenemos sazón.
203 Si alguna carrera podiesse omne fallar
de guisa que s’ podiesse esta lid escusar,
non devriamos tregua nin pecho refusar,
por do quier que podiesse al omne amansar.
Si algún medio pudiese el hombre hallar
de modo que se pudiese esta lucha evitar,
ni tregua ni tributo deberíamos rechazar,
como quiera que pudiese al hombre amansar.
204 En otras muchas cosas que despiende el aver,
en el lidiar el omne non puede estorçer,
avra cuerpo e alma todo y a poner,
que por oro nin plata non lo puede aver.
En otras muchas cosas en que se gasta el haber,
en el luchar el hombre no se puede librar,
tendrá cuerpo y alma, todo allí poner,
que por oro ni plata no lo puede obtener.
205 Muchos son e sin guisa los pueblos renegados,
caveros e peones todos bien aguisados;
somos poca conpaña, de armas muy menguados,
seremos si nos vençen todos descabeçados.
Muchos son, y sin medida, los pueblos renegados,
caballeros y peones todos bien equipados;
somos poca compañía, de armas muy menguados,
seremos, si nos vencen, todos decapitados.
206 Si nos pleito podiessemos con Almançor tener,
que fincasse la lid por dar o prometer,
es el mejor consejo que podriemos aver;
si otra cosa fazemos, podemos nos perder.
Si un acuerdo llegásemos con Almanzor tener,
que evitase la lucha por dar o prometer,
es el mejor consejo que podríamos tener;
si otra cosa hacemos, nos podemos perder.
207 Todo el mi sentido ya oido lo avedes;
si yo fable sin guisa, vos me lo perdonedes;
dezit agora vos lo que por bien tovierdes;
¡por Dios, que lo mejor al conde consejedes!»
Todas mis opiniones ya oído las habéis;
si hablé sin sentido, vos me lo perdonéis;
decid ahora vosotros lo que por bien tuvieseis;
¡por Dios, que lo mejor al conde aconsejéis!»
208 Fue de Gonçalo Diaz el conde despagado,
ca non se tovo d’el por bien aconsejado;
maguer que fue sañudo, no l’ fablo desguisado,
mas contradixo l’ todo quanto avia fablado.
Fue de Gonzalo Díez el conde insatisfecho,
pues no se tuvo de él bien aconsejado;
aunque estaba enfadado, no le hablo destemplado,
mas le contradijo todo cuanto había hablado.
209 «Por Dios —dixo el conde— que m’ querades oir,
quiero a don Gonçalo en todo recudir;
contra quanto ha dicho, quiero le yo dezir,
ca tales cosas dixo que sol’ non son d’oir.
«Por Dios —dijo el conde— que me queráis oír,
quiero a don Gonzalo en todo rebatir;
contra cuanto ha dicho, le quiero yo decir,
pues tales cosas dijo que ni siquiera se han de oír.
210 Dixo de lo primero d’escussar el lidiar,
pero non puede omne la muerte escusar;
el omne, pues que sabe que non puede escapar,
deve a la su carne onrada muerte l’ dar.
Dijo al principio que se evite luchar,
pero no puede el hombre la muerte evitar;
el hombre, pues bien que sabe que no puede escapar,
le debe a su cuerpo honrada muerte dar
211 Por la tregua aver por algo que pechemos,
de señores que somos vassallos nos fariemos;
en logar que a Castiella de la premia saquemos,
la premia en que era, doblar gela y emos.
Por tener la tregua por algo que paguemos,
de señores que somos, vasallos nos haremos;
en vez de que a Castilla de la penuria saquemos,
la penuria en que estaba, se la doblaremos.
212 Por engaño ganar non ha cosa peor,
quien cayere en est’ fecho cadra en grand error;
por defender engaño murio el Salvador:
mas val ser engañado que non engañador.
Ganar con engaños, no hay cosa peor,
quien cayera en este hecho caerá en gran error;
por rechazar el engaño murió el Salvador:
más vale ser engañado que no engañador.
213 Nuestros anteçessores lealtad aguardaron,
sobre las otras tierras ellos la heredaron;
por estar aguardar la muerte olvidaron,
quanto saver ovieron por y lo acabaron.
Nuestros ancestros lealtad guardaron,
sobre las otras tierras que ellos heredaron;
por guardarla la muerte olvidaron,
todo cuanto supieron con ella lo lograron.
214 Todavia s’ guardaron de mal fecho fazer,
non les pudo ninguno aquesto retraer;
eredar non quisieron pora menos valer
lo que ellos non podiessen enpeñar nin vender.
Aún se guardaron de mal hecho hacer,
nadie les pudo en esto reprender;
heredar no quisieron, para menos valer
lo que ellos no pudiesen empeñar ni vender.
215 Este debdo levaron nuestros anteçessores:
de todos los que viven mejor guardar señores,
de morir ante que ellos tenien se por debdores,
catando esto ganaron el prez de los mejores.
Este deber llevaron nuestros ancestros:
de todos los que viven mejor permanecer señores,
de morir antes que ellos se tenían por deudores,
guardando esto ganaron la honra de los mejores.
216 Non deve otra cosa de vos ser olvidada:
por que el señor fiziesse cosa desaguisada,
ellos nunca le ovieron saña vieja alçada,
mas sienpre lealtat leal miente pagada.
No debe otra cosa de vosotros ser olvidada:
que aunque el señor hiciese cosa equivocada,
ellos nunca le tuvieron rencor guardado,
sino siempre lealtad lealmente pagada..
217 Assi aguiso la cosa el mortal enemigo:
quando perdio la tierra el buen rey don Rodrigo
non finco en España quien valiesse un figo,
si non Castiella Vieja, un logar muy antigo.
Así arregló la cosa el mortal enemigo:
cuando perdió la tierra el buen rey don Rodrigo
nada quedó en España que valiese un higo,
sino Castilla Vieja, un lugar muy antiguo.
218 Fueron nuestros abuelos muy grand tienpo afrontados
ca los tenien los moros muy fuerte arrenconados;
eran en poca tierra pocos omnes juntados,
de fanbre e de guerra eran muchos lazrados.
Fueron nuestros abuela durante mucho tiempo afrentados
que los tenían los moros fuertemente arrinconados;
eran en poca tierra muchos hombre juntados,
por el hambre y la guerra eran muchos marcados.
219 Maguer mucho lazerio e coita que sofrieron,
d’otros sienpre ganaron, lo suyo non perdieron,
por miedo de la muerte yerro nunca fezieron,
todos sus adversarios por aqui los vencieron.
A pesar del dolor y la culpa que sufrieron,
de otros siempre ganaron, lo suyo no perdieron,
por miedo de la muerte yerro nunca hicieron,
todos sus adversarios por lo mismo vencieron.
220 ¿Commo se nos oviera todo esto d’olvidar?
Lo que ellos ovieron a nos es d’heredar;
veniendo a nos en miente, non podremos errar,
puede nos todo aquesto de mal fecho librar.
¿Como se nos hubiera todo esto de olvidar?
Lo que ellos tuvieron nosotros hemos de heredar;
teniéndolo en mente, no podremos fallar,
nos podrá todo esto de mal hecho librar.
221 Dexemos los parientes, a lo nuestro tornemos,
por ir a la batalla aquesso aguisemos:
por miedo de la muerte la lid non la escusemos,
caer o levantar y lo departiremos.
Dejemos los parientes, a lo nuestro volvamos,
por ir a la batalla ahora nos preparemos:
por miedo a la muerte la lucha no evitemos,
caer o levantar, allí lo decidiremos.
222 Esforçad, castellanos, non ayades pavor,
vençremos los poderes d’esse rey Almançor,
sacaremos Castiella de premia e d’error,
el sera el vençido yo sere el vençedor.
Esforzaos , castellanos, no tengáis pavor,
venceremos las tropas de ese rey Almanzor,
quitaremos a Castilla de la penuria y del error,
él será el vencido, yo seré el vencedor.
223 Maguer que muchos son, non valen tres arvejas,
………………………………………………………
mas pueden tres leones que treinta mil golpejas,
irian treinta lobos a treinta mil ovejas.
Aunque muchos son, no valen tres guisantes,
………………………………………………………
más pueden tres leones que treinta mil zorras,
irían treinta lobos contra treinta mil ovejas.
224 Amigos, d’una cosa so yo bien sabidor:
que vençremos sin duda al moro Almançor;
de todos los d’España faredes me el mejor:
sera grand la mi onra, e la vuestra mayor.»
Amigos, de una cosa soy buen conocedor:
que venceremos sin duda al moro Almanzor;
de todos los de España me haréis el mejor:
será grande mi honra, y la vuestra mayor.»
225 Quando ovo el conde el conde la razon acabada,
con estos tales dichos su gente conortada,
movio se de Muño con toda su mesnada,
fueron se pora Lara tomar otra posada.
Cuando hubo el conde la razón acabada,
con estos tales dichos su gente animada,
se movió de Muñó con toda su mesnada,
se fueron hacia Lara en busca de posada.

225. Lara: se refiere a la localidad de Lara de los Infantes (Burgos), la fortaleza de la familia de Fernán González. Muñó, a la capital del Alfoz de Muñó.