Índice Poema Fernán González

Estrofas 383 a 391 del Poema de Fernán González

 

383 Dexemos tolosanos tristes e desonrados,
eran ya en Tolosa con su señor llegados;
tornemos en el conde de los fechos granados
commo avia oido otros malos mandados.
Dejemos a los tolosanos tristes y deshonrados,
a Tolosa, con su señor ya habían llegado;
volvamos con el conde de los hechos granados
y de cómo malas noticias había escuchado.
384 Que venie Almançor con muy fuertes fonsados,
con çiento e treinta mill caveros lorigados,
non serien los peones nulla guisa contados,
estavan çerca Lara en Muño ayuntados.
Que venía Almanzor con muchos soldados,
con ciento treinta mil caballeros lorigados,
no era posible que los peones fueran contados,
estaban cerca de Lara, en Muñó, agrupados.
385 Quando fue Almançor la otra vez vençido,
con grand pesar que ovo a Marruecos fue ido;
mando por toda Africa andar el apellido
e fue commo a perdon todo el pueblo movido.
Cuando fue Almanzor la otra vez vencido,
con su gran pensar a Marruecos tuvo que ir;
mandó por toda África un mensaje difundir
y como si fuera una cruzada fue todo el pueblo movido .
386 Los turcos e alarabes, essas gentes ligeras,
que son pora en batallas unas gentes çerteras,
traien arcos de nervios e ballestas çerberas,
d’estos venian llenos senderos e carreras.
Los turcos y los árabes, esas gentes ligeras,
que son para las batallas unas gentes certeras,
traían arcos de nervios y ballestas cerveras,
de éstos venían llenos senderos y carreteras.
387 Venien los almohades e los avenmarinos:
traien en sus camellos sus fornos e molinos;
venien los moros todos de Oriente vezinos,
de todos estos eran cobiertos los caminos.
Venían los almohades y los benimerines:
traían en sus camellos hornos y molinos;
venían los moros todos de Oriente vecinos,
de todos éstos estaban cubiertos los caminos.
388 Venien y d’estas gentes sin cuenta e sin tiento,
non eran d’un logar nin d’un entendimiento,
mas feos que Satan con todo su convento
quando sal’ del infierno suzio e carvoniento.
Venían desde allí estas gentes sin cuenta ni tiento,
no eran de un lugar ni del mismo entendimiento,
más feos que Satán con todo su convento
cuando sale del infierno sucio y ceniciento.
389 Quando fueron juntados e passaron la mar,
arribaron al puerto que dizen Gibraltar;
coido se Almançor del buen conde vengar,
por amor d’acabar lo no s’ podie dar vagar.
Cuando se agruparon y cruzaron el mar,
llegaron al puerto que llaman Gibraltar;
se preocupó Almanzor de buen conde vengarse,
con el fin de acabar no podía descansar.
390 Cordova e Jaen con toda Andaluzia,
Lorca e Cartajena con toda Almaria,
de muchas otras tierras que nonbrar non sabria,
ayunto Almançor muy grand cavalleria.
Córdoba y Jaén con toda Andalucía,
Lorca y Cartagena con toda Almería,
de muchas otras tierras que nombrar no sabría,
juntó Almanzor una gran caballería.
391 Quando fueron juntados començo a venir,
bien coido a España sin falla conquerir,
que el conde castellano no s’ le podrie foir,
que le ferie en presion mala muerte morir.
Cuando se agruparon comenzó a marchar,
buen se preocupó de España, sin error, conquistar,
que el conde castellano no se le podía escapar,
que le haría en prisión mala muerte pagar.

384. Lara es Lara de los Infantes. Muñó, fue capital de un alfoz y obispado castellano y una fortaleza situada en las cercanías del actual pueblo de Villavieja de Muñó, en un alto donde actualmente se encuentra la ermita de Santa María. Se encuentra al noreste de Lara, a unos cuarenta kilómetros en línea recta

Emplazamiento de la antigua fortaleza de Muñó

Emplazamiento de la antigua fortaleza de Muñó

Por otro lado, se cita en esta estrofa a los caballeros lorigados. La loriga era una pieza de armadura elaborada con dos o tres capas de malla hechas con láminas pequeñas principalmente de de acero. Las que llevaban los caballeros eran largas y pesadas, para tener mayor protección. Los ejércitos musulmanes, y en concreto los andalusíes, utilizaban un tipo de loriga llamada dir, duru o dar hasina.

 

Caballeros lorigados andalusíes. Beato de las Huelgas (c. 1220)

Caballeros lorigados andalusíes. Beato de las Huelgas (c. 1220)

 

386. Todos los pueblos citados en las estrofas 386 y 387 son pueblos musulmanes que existían o eran importantes en el siglo XIII, en la época de composición del Poema. Ninguno de ellos fue un enemigo real de los reinos cristianos ibéricos del siglo X. En esta estrofa se nombran a los turcos y a los árabes. Los turcos a mediados del siglo XIII ocupaban gran parte del Mediterráneo oriental: los turcos selyúcidas dominaban la mayor parte de Anatolia, presionando al Imperio bizantino; los mamelucos, también de origen turco, dominaban desde Siria hasta Libia con centro en Egipto. Por otro lado, los árabes (alarabes) seguían ocupando la península Arábiga.Ambos pueblos eran famosos por ser excelentes jinetes. Además, en concreto, se nombran dos de las armas más utilizadas por los turcos.

El arco de nervios o arco turco es un tipo de arco compuesto fue introducido en Europa por los ejércitos musulmanes y en especial por los ejércitos turcos, a partir del siglo XII. Debido a su ligereza y estabilidad era muy utilizado por su caballería.

 

Peones andalusíes. Arqueros con arco compuesto. Beato de las Huelgas (c. 1220)

Peones andalusíes. Arqueros con arco compuesto. Beato de las Huelgas (c. 1220)

La ballesta cervera es una ballesta cuyo arco tiene una forma similar a la del arco de nervios. El arco tenía un alma de madera y estaba revestido por asta de ciervo (de ahí lo de cervera)  u otros animales en el interior y por tendones en el exterior, todo ello pegado con una cola de origen animal. Es por tanto una mejora técnica de la ballesta realizada probablemente por los turcos. Se conseguía un mayor alcance y velocidad de la saeta con un tamaño más reducido. Si embargo, su elaboración solo era posible con mano de obra especializada y con tiempo. Además sólo podía utilizarse en climas secos pues son muy sensibles a la humedad pues la cola tendía a descomponerse. Con este tipo de arma un peón se podía enfrentar perfectamente a un caballero.

Soldado turco con ballesta cervera

Soldado turco con ballesta cervera

387. Los almohades son bereberes que dominaron todo el norte de África y el sur de la península Ibérica. Aparecen en el 1121 y en el 1145 conquistan los reinos taifas de al-Ándalus. Comienzan a decaer tras su derrota en la Navas de Tolosa (1212). A partir de ese momento su poder en el norte de África empieza a ser contestado por los benimerines (avenmarinos) de Fez, quienes a la postre acabaran dominando el actual Marruecos una vez que conquistaron el último reducto almohade, Marrakech, en 1269.

390. Todas las ciudades citadas, salvo Almería, habían sido reconquistadas en época cercana a la composición del poema, a mediados del siglo XIII: Córdoba (1236), Jaén (1246), Lorca (1244) y Cartagena (1245).