Índice Poema Fernán González

Estrofas 294 a 298 del Poema de Fernán González

 

294 Quando ovo el mensajero su razon acabada
—avie por lo que iva la cosa recabdada—,
fablo don Sancho e dixo su razon e vegada:
«Non le mejorare valia d’una miaja.
Cuando hubo el mensajero acabado
—aquello por lo que iba había terminado—,
habló don Sancho y dijo esta vez su razón:
«No le compensaré no una sola migaja.
295 Ermano, it al conde e dezit le el mandado:
d’ el me desafiar so yo maravillado:
tan bien commo deviera non fue aconsejado,
no s’ puede bien fallar d’aqueste tal mercado.
Hermano, id al conde y dadle este recado:
de que el me desafíe estoy maravillado:
tan bien como debiera no fue aconsejado,
no se puede hallar ningún bien en este tal mercado.
296 Mucho l’ tengo por loco e de seso menguado
sol’ por me desfiar e de ser ende osado,
por que ha aquesta vez los moros arrancado,
por esta loçania ha esto començado.
Le tengo por muy loco y de seso menguado
solo por desafiarme y así ser tan osado,
porque esta vez a los moros ha derrotado,
por esta valentía esto ha comenzado.
297 Dezit le que aina le ire yo a buscar,
en torre nin en çerca no s’ me podrie escapar
que buscado non sea dentro fasta la mar:
sabre por que me oso el a mi desfiar.»
Decidle que enseguida le iré yo a buscar,
ni en torre ni en muralla no se me podrá escapar
que será buscado hasta dentro de la mar:
sabré por qué a mí osó desafiar.»
298 Torno se el mensajero yaquanto espantado
por que viera al rey fiera miente irado;
conto gelo al conde, nada no l’ fue çelado,
dixo l’ commo le avia muy fuert amenazado.
Se volvió el mensajero un tanto espantado
por haber visto a rey sumamente airado;
se lo contó al conde, nada le fue ocultado,
le dijo como le había muy fuerte amenazado.