Índice Poema Fernán González

Estrofas 691 a 700 del Poema de Fernán González

 

691 Enantes que oviessen las bodas acabadas,
—non avie ocho dias que eran començadas—
fueron a don Fernando otras nuevas llegadas:
que venie el rey Garçia con muy grandes mesnadas.
Antes de que hubiesen acabado las bodas,
—no hacía ocho días que habían comenzado—
llegaron a don Fernando otras noticias:
que venía el rey García con muy grandes mesnadas.
692 Quando esto sopo el conde, luego enbio troteros,
unos en pos de otros, cartas e mensajeros,
que veniessen aina peones e caveros,
traigan buena conpaña de buenos escuderos.
Cuando esto lo supo el conde, envió jinetes,
unos detrás de otros, cartas y mensajeros,
que viniesen pronto peones y caballeros,
traigan gran compañía de buenos escuderos.
693 Mando luego el conde a sus gentes guarnir;
quando fueron guarnidos, salio lo a resçibir,
a cabo del condado ovieron de salir,
ovieron en el pleito todos a departir.
Ordenó luego el conde a sus gentes prepararse;
cuando estuvieron armados, lo salió a recibir,
a la frontera del condado tuvieron que salir,
todos juntos tuvieron el pleito que dirimir.
694 Las azes son paradas, movidas tan priado,
aquel su mester era, avie lo bien usado;
el rey de los navarros estaba bien guisado,
començaron entramos un torneo pesado.
Se dispusieron las haces, organizadas raudas,
aquél era su oficio, estaban acostumbradas;
el rey de los navarros estaba bien preparado,
comenzaron los dos un torneo pesado.
695 Segund nos lo leemos —dize lo la lienda—,
estovo medio dia en peso la fazienda;
cansados eran todos e fartos de contienda:
tomaron y por poco los navarros emienda.
Según lo que leemos —lo dice la leyenda—,
estuvo medio día incierta la contienda;
estaban todos cansados y hartos de luchar:
por poco allí los navarros se lograron vengar.
696 Llevaron los del canpo navarro grand partida,
muchos de castellanos perdieron y la vida:
de dardos e de lanças fazien mucha ferida,
ovo en poca de ora mucha sangre vertida.
Obtuvieron los navarros de allí gran beneficio,
muchos castellanos allí perdieron la vida:
las flechas y las lanzas hacían muchas heridas,
hubo en poco tiempo mucha sangre vertida.
697 Quando vio don Fernando castellanos movidos,
—vio los estar cansados e todos retraidos—,
fueron de sus palabras fuerte mient’ reprendidos:
«Por nos pierden oy sieglo por nasçer e nasçidos.
Cuando vio don Fernando a los castellanos desordenados,
—los vio cansados y todos habían retrocedido—,
con sus palabras fuertemente fueron reprendidos:
«Por nosotros hoy se pierden descendencia y nacidos.
698 Maguer que vos querades assi ser tan fallidos,
fazer vos he ser buenos de grado o amidos;
si finare, vos non querriedes ser nasçidos,
ca seriades por ello traidores conosçidos.»
Aunque queráis así desfallecer,
os forzaré a ser buenos queriendo o sin querer;
si muero, no querríais haber nacido,
pues seríais por ello por traidores reconocidos.»
699 El sosaño del conde non quesieron sofrir,
dixeron:«Mas queremos todos aqui morir
que don Fernan Gonçalez esto nos fazerir:
lo que nunca falliemos non queremos fallir.»
El enfado del conde no pudieron sufrir,
dijeron:«Preferimos todos aquí morir
a que don Fernán González nos venga a zaherir:
lo que nunca fallamos, no fallaremos aquí.»
700 Tornaron en el canpo, pensaron de ferir,
commo omnes que non han codiçia de foir;
fazien muchos cavallos sin señores salir,
podrien a grand mijero bien los golpes oir.
Volvieron al campo, dispuestos a herir,
como hombres que no tienen intención de huir;
hacían a muchos caballos sin señores salir,
los golpes, en una milla, bien se podrían oír.