Índice Poema Fernán González

Estrofas 42 a 54 del Poema de Fernán González

 

42 El conde don Yllan, commo avedes oido,
commo ovo por las parias a Marruecos troçido;
ovo en este comedio tal cosa conteçido
por que ovo el reino ser todo destruido.
El conde don Julián, como ya habréis oído,
fuese a cobrar las parias, a Marruecos ha ido;
mas hubo en ese tiempo tal cosa acontecido
que por ella el reino fue todo destruido.
43 Fizo le la grand ira traicion volver:
fabló con Vusarvan, que avia grand poder.
Dixo commo podria cristianos confonder,
no s’ podrie nulla guisa España defender.
Hízole la gran ira la traición remover:
habló con Vusarván, que tenía gran poder.
Le dijo cómo podría a los cristianos vencer,
y no se podría España de ellos defender.
44 Dixo aquestas oras el conde don Yllan:
«Digo te yo verdat, amigo Vursarvan:
si non te do España, non coma yo mas pan,
si non, de mi non fies mas que si fuesse can.»
Dijo en aquellas horas el conde don Julián:
«Te digo la verdad, amigo Vusarván;
si no te entrego España, no coma yo más pan,
si no, en mí no confíes más que si fuera un can.»
45 Dixo l’:«Trespassare mucho aina la mar,
fare al rey Rodrigo sus caveros juntar,
fer les he todas armas en el fuego quemar,
por que despues non ayan con que se manparar.
Le dijo:«He de pasar muy pronto ya la mar,
haré al rey don Rodrigo sus caballeros juntar,
haré todas sus armas en el fuego quemar,
porque después no tengan con qué defenderse ya.
46 Quando esto ovier fecho sabras de mi mandado:
travessaras el mar con todo tu fonsado.
Commo sera el pueblo todo bien segurado,
refez miente podras conquerir el reinado.»
Cuando haya hecho esto tendrás de mi noticias:
cruzarás el mar de tus huestes rodeado.
Como el pueblo estará todo él bien descuidado,
fácilmente podrás conquistar el reinado.»
47 Despidio s’ de los moros, luego passo la mar,
………………………………………………………
deviera se el mesquino con sus manos matar,
pues que en la mar irada non se pudo afogar.
Despidióse de los moros, cruzó luego la mar,
………………………………………………………
debiérase el mezquino con sus manos matar,
pues en la mar airada no se pudo ahogar.
48 Fue luego pora el rey qual ora fue passado:
«Omillo m’ —dixo— rey, el mi señor onrado;
recabde tu mensaje e cunpli tu mandado:
evas aqui las parias por que oviste enbiado.»
Dirigióse ya al rey, luego que hubo pasado.
«Me humillo —dijo—, rey, mi señor honrado;
envié tu mensaje y cumplí tu mandado:
helas aquí las parias por las que fui enviado.»
49 Reçibio lo muy bien el buen rey don Rodrigo,
tomo lo por la mano e asento lo consigo.
Diz:«¿Commo vos ha ido, el mi leal amigo,
d’aquello por que fustes, si es paja o es trigo?»
Le recibió muy bien el buen rey don Rodrigo,
cogióle de la mano y lo sentó consigo.
Dijo:«¿Cómo os ha ido, mi más leal amigo?,
aquello por que fuisteis, ¿es paja o es trigo?»
50 «—Señor, si tu quisieres mi consejo tomar,
¡grado a Dios del çielo, que te fizo reinar!,
nin moro nin cristiano no t’ puede contrallar:
las armas, ¿que las quieres?, pues non as pelear.
«—Señor, si tu quisieres mi consejo tomar,
¡gracias a Dios del cielo que te hizo reinar!,
ni moros ni cristianos te podrán contrariar:
¿para qué quieres las armas, pues no has de pelear?
51 Manda por todo el reino las armas desatar,
d’ellas fagan açadas pora viñas labrar,
e d’ellas fagan rejas pora panes senbrar,
cavallos e roçines todos fagan arar.
Manda por todo el reino las armas desmontar,
que hagan de ellas azadas para las viñas labrar,
que de ellas hagan rejas para trigo sembrar,
caballos y rocines pongan todos a arar.
52 Todos labren por pan, peones e caveros,
sienbren cuestas e valles, e todos los oteros,
enriquescan tus reinos de pan e de dineros,
ca non has contra quien poner otros fronteros.
Todos labren por pan, peones y caballeros,
siembren cuestas y valles y todos los oteros,
enriquezcan tus reinos con pan y con dineros,
pues contra nadie tienes que enfrentar tus guerreros.
53 Mas todos los varones a sus tierras se vayan,
ningunas armaduras defiende que non trayan;
si esto non fizieren, en la tu ira cayan;
si non con las que aren, otras bestias non ayan.
Que todos los varones a sus tierras se vayan,
ninguna armadura procura que no traigan;
si esto no lo hicieren, que en tu ira caigan;
que otras bestias no tengan sino aquellas con las que aran.
54 Non has a los caveros por que les dar soldadas:
labren sus eredades, vivan en sus posadas,
con mulas e cavallos fagan grandes aradas:
que esso han mester ellos, que non otras espadas.»
No tienes por qué dar a tus caballeros soldadas:
labren sus heredades, vivan en sus posadas,
con mulas y caballos que hagan grandes aradas:
que eso tienen que hacer ellos, que no otras espadas.»

 

42. Yllán: es el conde de Julián, gobernador de Ceuta en época del rey Rodrigo y según las diversas tradiciones, traicionó al rey y facilitó la travesía por mar a los primeros invasores musulmanes.

43. Vusarván: Tarif ben Malik al-Maafiri, Abu Zura, jefe del ejército de Musà ben Nusayr. Pasó en el mes de julio de 710 a Tarifa.