Índice Poema Fernán González

Estrofas 261 a 268 del Poema de Fernán González

 

261 Pues que ovo acabada el conde su razon,
e esforçadas sus gentes commo omne de sazon,
mando a sus conpañas desbolver su pendon:
firieron en los moros todos d’un coraçon.
Cuando hubo acabado el conde su razón,
y animadas sus gentes como hombre con valor,
mandó a sus huestes desplegar su pendón:
Atacaron a los moros con todo el corazón.
262 Ferio luego el conde en los pueblos paganos,
quien con el se encontravan non se ivan d’el sanos;
dizie: «Yo so el conde; esforçad, castellanos,
ferid los bien de rezio, amigos e hermanos.»
Atacó luego el conde a los pueblos paganos,
quienes con él se encontraban no escapaban sanos;
decía: «Yo soy el conde; esforzaos, castellanos,
atacadlos con fuerza, amigos y hermanos.»
263 Otrossi un rico omne que dezien don Velasco
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
También un rico hombre que llamaban don Velasco
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
264 Metien toda su fuerça en guardar su señor,
non avien de su muerte nin pesar nin dolor,
tollie les el grand depdo de la muerte el pavor,
non avie pora buenos d’este mundo mejor.
Ponían todo su empeño en guardar a su señor,
no tenían de su muerte ni pesar ni dolor,
su fidelidad les quitaba de la muerte el pavor,
no había para los buenos otro mundo mejor.
265 Commo todos fizieron refez es d’entender,
tanto non fizo omne con tan poco poder;
semeja poca cosa pesada de creer
con trezientos caveros tan grand pueblo vençer.
Como todos hicieron es fácil de entender,
nadie nunca hizo tanto con tan poco poder;
parece poca cosa, difícil de creer
con trescientos caballeros a tan gran pueblo vencer.
266 Caveros e peones firme miente lidiavan,
todos quanto podian a su señor guardavan,
quando dezie «Castiella» con el se esforzavan;
los moros, en todo esto, las espaldas tornavan.
Caballeros y peones firmemente luchaban,
todos cuantos podían a su señor guardaban,
cuando decía «Castilla» con él se esforzaban;
los moros, mientras tanto, las espaldas tornaban.
267 Fue les de una lid el conde acuitando,
iva s’ contra la tienda d’Almançor acostando.
………………………………………………………
………………………………………………………
El conde en un ataque le vas acorralando,
hacia la tienda de Almanzor se iba acercando.
………………………………………………………
………………………………………………………
268 Llegaron a Almançor estos malos roidos
sabiendo commo eran sus poderes vençidos;
eran muchos los muertos e muchos los feridos,
avia de sus reyes los mejores perdidos.
Llegaron a Almanzor estas malas noticias
supo que sus ejércitos estaban vencidos;
eran muchos los muertos y muchos los heridos,
de sus reyes los mejores había perdido.

 

263. Aunque no se conserva en los manuscritos del Poema, en la Primera Crónica General de Alfonso X se citan a los siguientes nobles como participantes en la legendaria batalla de Lara: Gustio Gonçales y dos hijos suyos, Roy Blásquez y Orvita Fernández. Todos salvo el último son también protagonistas del Cantar de los Siete Infantes de Lara.