Estrofas 467 a 486 del Poema de Fernán González

 

467 Cenaron e folgaron essa gente cruzada,
todos a Dios rogaron con voluntad pagada
que y les ayudasse la su virtud sagrada,
et fuessen venturosos d’aver la lid rancada.
Cenaron y descansaron la gente de cruzada,
todos a Dios rogaron con voluntad y confianza
que allí les ayudase su virtud sagrada,
y fuesen afortunados de tener la lucha ganada.
468 Vieron aquella noche una muy fiera cosa:
venia por el aire una sierpe rabiosa,
dando muy fuertes gritos la fantasma astrosa,
toda venie sangrienta, bermeja commo rosa.
Vieron aquella noche una extraña cosa:
venía por el aire una sierpe rabiosa,
dando muy fuertes gritos la imagen espantosa,
venía cubierta de sangre, roja como una rosa.
469 Fazia ella senblante que ferida venia,
semejava en los gritos que el çielo partia,
alunbrava las uestes el fuego que vertia,
todos ovieron miedo que quemar los queria.
Tenía la apariencia de que herida venía,
parecía con los gritos que el cielo rompía,
alumbraba a las huestes con el fuego que vertía,
todos tuvieron miedo de que quemarles quería.
470 Non ovo ende ninguno que fues’ tan esforçado
que grand miedo non ovo e fuesse espantado;
cayo y mucho omne en tierra deserrado,
ovieron muy grand miedo todo el pueblo cruzado.
No hubo ninguno de ellos que fuese tan valiente
que no tuviera miedo ni quedara espantado;
allí cayeron muchos hombres en tierra aterrados,
tuvieron mucho miedo todo el ejército cruzado.
471 Despertaron al conde, que era ya dormido;
ante que el veniesse el culuebro era ido,
fallo todo el su pueblo commo muy desmaido,
demando del culuebro commo fuera venido.
Despertaron al conde, que estaba ya dormido;
antes de que el viniese el dragón se había ido,
halló a todo su pueblo muy decaído,
preguntó del dragón que cómo había venido.
472 Dixeron gelo todo de qual guisa veniera,
commo cosa ferida que grandes gritos diera,
vuelta venia en sangre aquella bestia fiera:
la tierra s’ maravillan commo non la ençendiera.
Se lo contaron todo, cómo había llegado,
que como animal herido grandes gritos daba,
que venía envuelta en sangre aquella fiera bestia:
que se sorprendían de que la tierra no encendiera.
473 Quando gelo contaron assi commo lo vieron,
entendio bien el conde que grand miedo ovieron,
que esta atal figura diablos la fizieron,
e a los pueblos cruzados revolverlos quisieron.
Cuando se lo contaron así como lo vieron,
entendió bien el conde que mucho miedo tuvieron,
que esa figura los diablos la hicieron,
y a los ejércitos cruzados asustarlos quisieron.
474 A los moros tenian que los venie ayudar
ca coidavan sin duda cristianos espantar;
por tal que los cristianos se ovieran a tornar,
quisieran en la ueste algun fuego echar.
A los moros tenían que venir a ayudar
pues trataban sin duda de a los cristianos asustar;
para que los cristianos se tuvieran que retirar,
quisieran en la hueste algún fuego echar.
475 Mando a sus varones el buen conde llamar,
quando fueron juntados mando los escuchar:
el derie que queria la serpient demostrar;
luego de estrelleros començo de fablar.
Ordenó a sus varones el buen conde llamar,
cuando estuvieron reunidos los mandó escuchar:
que él diría lo que la serpiente quería significar;
y sobre los astrólogos comenzó a hablar.
476 «Los moros, bien sabedes, se guian por estrellas,
non se guian por Dios, que se guian por ellas;
otro Criador nuevo han fecho ellos d’ellas,
diz que por ellas veen muchas de maravellas.
«Bien sabéis que los moros se guían por las estrellas,
no se guían por Dios, que se guían por ellas;
otro Creador nuevo han hecho de ellas,
dicen que por ellas ven muchas maravillas.
477 Ha y otros que saben muchos encantamientos,
fazen muy malos gestos con sus espiramientos,
de revolver las nuves e revolver los vientos
muestra les el diablo estos entendimientos.
Hay allí otros que saben muchos encantamientos,
hacen muy malos gestos con sus conjuros,
de revolver las nubes y revolver los vientos
el diablo les enseña estos conocimientos.
478 Ayuntan los diablos con sus conjuramentos,
aliegan se con ellos e fazen sus conventos,
dizen de los passados todos sus fallimientos,
todos fazen conçejo los falsos carbonientos.
Convocan a los diablos con sus conjuros,
se reúnen con ellos y hacen sus consejos,
cuentan del pasado todos los errores,
todos dan consejos los falsos infernales.
479 Algun moro astroso que sabe encantar
fizo aquel diablo en sierpe figurar
por amor que podiesse a vos mal espantar,
con este tal engaño cuidaron nos torvar.
Algún moro hechicero que sabe encantar
hizo a aquel diablo una sierpe aparentar
esperando que a vosotros os pudiese espantar,
con este engaño nos pretendían turbar.
480 Commo sodes sesudos, bien podedes saber
que non ha el poder de mal a nos fazer,
ca tollo le don Cristus el su fuerte poder,
veades que son locos los que l’ quieren creer.
Como sois inteligentes, bien podéis saber
que no tienen el poder de ningún mal hacer,
pues le quitó don Cristo su fuerte poder,
comprended que están locos quienes le quieren creer.
481 Que es de todo el mundo en uno el poder,
que a el solo devemos todos obedeçer,
ca el es poderoso de dar e de toller:
a tal Señor commo este devemos nos temer.
Que es, de todo el mundo, en uno el poder,
que a él solo debemos todos obedecer,
pues él es poderoso para dar y quitar:
a un señor como éste debémosle temer.
482 Quien este señor dexa e en la bestia fia
tengo que es caido a Dios en muy grand ira,
anda en fallimiento la su alma mesquina:
quantos que andan assi el diablo los guia.
Quien a este señor deja y en la bestia confía
aseguro que habrá provocado en Dios una gran ira,
anda errada su alma mezquina:
cuantos así andan el diablo los guía.
483 Tornemos en lo al en que agora estamos:
trabajado avemos, mester es que durmamos;
con ellos en el canpo cras mañana seamos,
todos en su logar assi commo mandamos.»
Volvamos a lo otro en que ahora estamos:
hemos trabajado, conviene que durmamos;
con ellos en el campo mañana pronto seamos,
todos en su lugar tal y como ordenamos.»
484 Fueron a sus posadas, comiençan a dormir;
començaron las alas los gallos a ferir,
levantaron se todos, missa fueron oir,
confessar se a Dios, pecados descubrir.
Fueron a sus tiendas, comienzan a dormir;
comenzaron los gallos sus alas a batir,
se levantaron todos, misa fueron a oír,
se confesaron a Dios, sus pecados decir.
485 Todos, grandes e chicos, la su oraçion fizieron,
del mal que avian fecho todos se repentieron,
la ostia consagrada todos la resçebieron,
todos de coraçon a Dios merçed pedieron.
Todos, grandes y chicos, su oración hicieron,
del mal que habían hecho todos se arrepintieron,
la hostia consagrada todos la recibieron,
todos, de corazón, a Dios su merced pidieron.
486 Era en todo esto el dia allegado,
entraron en las armas todo el pueblo cruzado,
las azes fueron puestas commo les fue mandado
bien sabie cada uno su lugar señalado.
Con todo esto el día había llegado,
prepararon sus armas todo el ejército cruzado,
los hacen fueron dispuestos como leas habían mandado
bien sabía cada uno su lugar indicado.