Índice Poema Fernán González

Estrofas 251 a 256 del Poema de Fernán González

 

251 Otro dia mañana mando mover sus gentes;
pora cada cristiano avie mill descreyentes;
los del conde eran pocos, mas buenos conbatientes,
todos eran iguales, d’un coraçon ardientes.
A la mañana siguiente mandó mover sus gentes;
por cada cristiano había mil no creyentes;
los del conde eran pocos, pero buenos combatientes,
todos eran iguales, de corazones valientes.
252 Bien se veien por ojo los moros e cristianos;
non es omne en el mundo que asmasse los paganos,
todos venien cobiertos, los oteros e llanos:
a cristianos cuidavan prender se los a manos.
Estaban ya a la vista los moros y cristianos;
no hay hombre en el mundo que contase los paganos,
todos venían cubiertos, por oteros y llanos:
trataban de apresar fácilmente a los cristianos.
253 Fazien grand alegria los pueblos descreidos,
venien tañendo tronpas e dando alaridos,
davan los malfadados atamaños roidos,
que los montes e valles semejavan movidos.
Hacían gran algazara los pueblos descreídos,
venían tañendo trompas y dando alaridos,
causaban los desgraciados tan grandes ruidos,
que los montes y valles semejaban movidos.
254 El conde don Fernando estava muy quexado,
querie morir por ver se con moros en el canpo;
bien ciudava esse dia reignar y el pecado,
que metio grand espanto en el pueblo cruzado.
El conde don Fernando estaba muy aguijado,
se moría por verse con los moros en el campo;
bien parecía ese día reinar allí el pecado,
que metió gran miedo en el pueblo cruzado.
255 Uno de los del conde, de la Puente Ytero,
cavalgava un cavallo fermoso e ligero;
puso l’ de las espuelas por çima d’un otero,
partio s’ con el la tierra e somio se el cavero.
Uno de los del conde, de la Puente Ytero,
cabalgaba un caballo hermoso y ligero;
le espoleó por encima de un otero,
se abrió con él la tierra y se tragó al caballero.
256 Fueron los castellanos todos muy espantados:
«Esto que nos conteçe es por nuestros pecados;
bien semeja que Dios nos ha desamparados,
mejor seso fizieramos si fueramos tornados.
Fueron los castellanos todos muy espantados:
«Esto que nos acontece es por nuestros pecados;
bien parece que Dios nos ha desamparado,
más sensato sería si nos retiráramos.

 

255. Puente Ytero. Puede referirse a la localidad de Itero del Castillo (Burgos), límite occidental del condado en época de Fernán González. Aún hoy en día existe un puente que cruza el río Pisuerga y por el que actualmente transcurre el Camino de Santiago.