Índice Poema Fernán González

Estrofas 582 a 587 del Poema de Fernán González

 

582 Antes que el partiesse, una dueña loçana,
reina de Leon, del rey don Sancho hermana,
prometio le al buen conde —fizo le fiuzia vana:
cuntio l’ commo al carnero que fue buscar la lana—.
Antes de que él marchase, una dama lozana,
reina de León, del rey don Sancho hermana,
le prometió al buen conde —le dio esperanzas vanas—:
le pasó como al carnero que fue a buscar la lana.
583 Demostro le el diablo el engaño aina:
prometio l’ casamiento al conde la reina:
por que finas’ la guerra le darie a su sobrina;
¡seria el daño grande sin esta meleçina!
Le demostró el diablo el engaño enseguida:
le prometió casamiento al conde la reina:
para que acabase la guerra le daría a su sobrina;
¡sería el daño grande sin esta medicina!
584 Tovo ende el buen conde que serie bien casado,
otorgo a la reina que lo farie de grado.
La reina enbio luego a Navarra el mandado,
una carta ditada con un falso ditado.
Creyó entonces el buen conde que sería bien casado,
confirmó a la reina que lo haría con agrado.
La reina envió luego a Navarra el mensaje,
una carta dictada con un falso dictado.
585 Esta es la razon que la carta dezia:
«De mi, doña Teresa, a ti, el rey Garçia;
perdi al rey tu padre, que yo grand bien queria;
si fuesse rey com’ tu, ya vengado lo avria.
Este es el mensaje que la carta decía:
«De mí, doña Teresa, a tí, el rey García;
perdí al rey, tu padre, que yo tanto quería;
si fuese rey como tú, ya vengado estaría.
586 Oras tu tienes tienpo por vengar a mi hermano,
por este tal engaño coger lo has en mano:
tomaras buen derecho d’aquel conde loçano,
a vida non le dexes a aquel fuert’ castellano.»
Ocasión tienes ahora de vengar a mi hermano,
gracias a este engaño lo tendrás en tus manos:
tomarás buen derecho de aquel conde lozano,
no le dejes con vida a aquel fuerte castellano.»
587 Quando oyeron las gentes d’aqueste casamiento,
todos tenian que era muy buen ayuntamiento,
que serie de la paz carrera e çimiento:
¡mas ordio otras redes el diablo çeniçiento!
Cuando oyeron las gentes sobre este casamiento,
todos entendían que era un buen arreglo,
que sería de la paz inicio y cimiento:
¡pero urdió otras redes el diablo ceniciento!

 


582. Según el poema, la reina de León era hermana del rey Sancho de Navarra quien había sido muerto en la batalla de la Era Degollada. No es posible identificar a este rey con ninguno de los reyes de Pamplona de la época.

La expresión el carnero que fue a buscar lana quiere significar lo mismo que el refrán o la frase hecha de ir a por lana y volver trasquilado, es decir, que aunque pensaba sacar provecho de una situación, realmente fue perjudicado.

585. Ni Sancho I ni Sancho II de Pamplona tuvieron una hija llamada Teresa. Tampoco consta que en el siglo X existiera alguna reina de León de nombre Teresa de ascendencia pamplonesa. La única fue Teresa Ansúrez, esposa de Sancho I de León.