Índice Poema Fernán González

Estrofas 405 a 413 del Poema de Fernán González

 

405 Teniendo su vegilia, con Dios se razonando,
un sueño muy sabroso al conde fue tomando:
con sus armas guarnido assi se fue acostando,
la carne adormida, assi yaze soñando.
Estando en su vigilia a Dios rezando,
un sueño muy sabroso al conde de fue entrando:
vestido con sus armas, así se fue acostando,
estando adormecido, así yace soñando.
406 Non podria el conde aun ser adormido,
el monje San Pelayo de suso l’ fue venido,
de paños commo el sol todo venie vestido,
nunca mas bella cosa veyera omne nasçido.
Aún no estaba el conde del todo dormido,
cuando el monje San Pelayo de arriba le ha venido,
con telas como el Sol, entero venía vestido,
nunca cosa más bella verá hombre nacido.
407 Llamo le por su nonbre al conde don Fernando,
dixo l’ :«¿Duermes o commo estas assi callando?
Despierta e ve tu via, ca te creçe oy grand bando,
ve te pora el tu pueblo, que te esta esperando.
Llamóle por su nombre al conde don Fernando,
y le dijo:«¿Duermes o por qué estás tan callado?
Despierta y haz tu camino, pues aumenta hoy tu bando,
vete con tu pueblo, que te está esperando.
408 El Criador te otorga quanto pedido le has,
en los pueblos paganos grand mortandat faras,
de tus buenas conpañas muchas y perderas,
pero, con todo el daño, tu el canpo vençeras.
El Creador te otorga cuanto le has pedido,
en las pueblos paganos gran mortandad harás,
de tus buenas compañías muchas allí perderás,
pero, a pesar del daño, la batalla vencerás.
409 Aun te dize mas el alto Criador:
que tu eres su vassallo e el es tu Señor,
con los pueblos paganos lidiaras por su amor,
manda te que te vayas lidiar con Almançor.
Y aún te dice más el Supremo Hacedor:
que tú eres su vasallo y Él es tu Señor,
con los pueblos paganos lucharás por su amor,
te ordena que a luchar vayas contra Almanzor.
410 Yo sere y contigo, que me lo ha otorgado,
y sera el apostol Santiago llamado,
enbiar nos ha Cristo valer a su criado,
sera con tal ayuda Almançor enbargado.
Yo estaré allí contigo, que me lo ha otorgado,
allí estará el apóstol Santiago,
nos enviará Cristo a ayudar a su criado,
será con tal ayuda Almanzor derrotado.
411 Otros vernan y muchos commo en una vision
en blancas armaduras, angeles de Dios son;
traera cada uno la cruz en su pendon:
moros, quando nos vieren, perdran el coraçon.
Otros muchos vendrán allí como en una visión
en blancas armaduras, ángeles de Dios son;
traerá cada uno la cruz en su pendón:
los moros, cuando los vieren, perderán el valor.
412 Amigo, dicho te he lo que a mi mandaron,
vo me pora aquellos que me aca enviaron.»
Los angeles fermosos de tierra lo alçaron,
grand alegria faziendo al çielo lo levaron.
Amigo, te he dicho lo que a mí me mandaron,
me vuelvo con aquellos que aquí me enviaron.»
Los hermosos ángeles de la tierra lo alzaron,
con gran alegría al cielo lo llevaron.
413 Desperto don Fernando commo con grand pavor:
«¡Que puede ser aquesto! ¡Vala me el Criador!
Pecado es que me quiere echar en un error;
Cristo, yo tuyo so, guarda me tu, Señor.»
Despertó don Fernando como lleno de pavor:
«¡Qué puede ser esto! ¡Válgame el Creador!
Satanás quiere que cometa un error;
Cristo, yo soy tuyo, guárdame tú, Señor.»

406. Recordemos que el monje Pelayo había muerto hace ocho días, tal y como se cuenta en la estrofa 393.