Estrofas 561 a 564 del Poema de Fernán González

 

561 Los cristianos mesquinos, que estavan cansados,
de fincar con las animas estavan desfiuzados;
fueron con el Apóstol muy fuerte confortados,
nunca fueron en ora tan fuerte esforçados.
Los cristianos, apesadumbrados, estaban cansados,
de perder ya sus vidas estaban desconfiados;
fueron por el Apóstol muy reconfortados,
nunca antes estuvieron tan fuertemente esforzados.
562 Acresçio les esfuerço, todo el miedo perdieron,
en los pueblos paganos grand mortandat fizieron;
los poderes de Africa sofrir non lo pudieron,
tornaron las espaldas del canpo se movieron.
Creció su esfuerzo, todo el miedo perdieron,
entre los pueblos paganos gran mortandad hicieron;
los ejércitos de África no aguantar no pudieron,
volvieron las espaldas y del campo se fueron.
563 Quando vio don Fernando que espaldas les tornavan,
que con miedo de muerte el canpo les dexavan,
el conde e sus gentes fuerte los aquexavan,
espuelas e açotes en las manos tomavan.
Cuando vio don Fernando que las espaldas volvían,
que con miedo de muerte el campo abandonaban,
el conde y sus gentes fuerte los hostigaban,
espuelas y fustas en las manos tomaban.
564 Fasta en Almenar a moros malfaçaron,
muchos fueron los presos, muchos los que mataron,
un dia e dos noches sienpre los alcançaron,
despues al terçer dia a Fazinas tornaron.
Hasta Almenar a los moros hostigaron,
muchos fueron los presos, muchos los que mataron,
un día y dos noches tras ellos cabalgaron,
después al tercer día a Hacinas retornaron.

564. Almenar. Se trata de la localidad soriana de Almenar de Soria, zona en la que también sitúa la frontera la Leyenda de los Siete Infantes de Lara.