Índice Poema Fernán González

Estrofas 335 a 340 del Poema de Fernán González

 

335 El conde don Fernando avie lo ya oido
commo era aquel conde al puerto ya venido;
el conde don Fernando, maguer tan mal ferido,
atal commo estava pora alla fue ido.
El conde don Fernando ya había oído
como aquel conde al puerto había venido;
el conde don Fernando, aunque estaba malherido,
tal como estaba para allá se ha ido.
336 Los vassallos del conde tenien se por errados,
eran contra el conde fuerte miente airados;
eran de su señor todos muy despagados
por que avian por fuerça sienpre d’andar armados.
Los vasallos del conde se sienten confundidos,
contra el conde están fuertemente enfadados;
de su señor se sentían todos muy disgustados
porque tenían, a la fuerza, que estar siempre armados.
337 Folgar non les dexava nin estar segurados,
dizien:«Non es tal vida si non pora pecados,
que andan de noche e dia e nunca son cansados,
el semeja a Satan e nos a sus criados.
Holgar no les dejaba ni estar descansados,
decían:«Esto no es vida, sino para pecados,
que andan noche y día y nunca están cansados,
él parece Satán y nosotros sus criados.
338 Por que lidiar queremos e tanto lo amamos,
nunca folgura avemos si almas non sacamos
a la ueste antigua a aquellos semejamos,
ca todas cosas cansan e nos nunca cansamos.
Porque luchar queremos y tanto lo amamos,
nunca descanso tendremos si almas no sacamos
a la hueste antigua ya nos asemejamos,
pues todas las cosas se cansan y nosotros no nos cansamos.
339 Non ha duelo de nos, que sofrimos tal vida,
nin lo ha de si mismo, que tiene tal ferida;
si, ¡mal pecado!, muere, Castiella es perdida:
nunca tomaron omnes atan mala caida.»
No tiene compasión de nosotros, que sufrimos tal vida,
ni lo tiene de sí mismo, que tiene tal herida;
si, ¡mal pecado!, muere, Castilla está perdida:
nunca tuvieron los hombres tan mala caída.»
340 Ovieron su acuerdo que gelo departiessen
que lo que bien non era luego gelo dixiessen,
que por grand loçania en yerro non cayessen,
que por mala cobdiçia su señor non perdiessen.
Acordaron que se lo expusiesen
que lo que no estaba bien se lo dijesen,
que por gran honor en error no cayesen,
que por mala codicia a su señor no perdiesen.

 

338. Ueste antigua o Hueste antigua. En la liturgia cristiana se llama hostis antiquus. Se trata del ejército de ángeles caídos que acompañan a Satanás. De aquí viene el término estantigua con el que se denomina también en Castilla a la procesión de muertos que se puede ver durante las noches.