Índice Poema Fernán González

Estrofas 659 a 671 del Poema de Fernán González

 

659 Dexemos y a ellos entrados en carrera,
por llegar a Castilla, que muy çerca ya era;
dire de castellanos, gente fuerte e ligera,
avenir no s’ podien por ninguna manera.
Dejémosles a ellos allí puestos en camino,
para llegar a Castilla, que muy cerca ya estaba;
hablaré de los castellanos, gente fuerte y ligera,
no se ponían de acuerdo de ninguna manera.
660 Los unos querien uno, los otros querien al;
commo omnes sin cabdiello avenien se muy mal.
Fablo Nuño Lainez, de seso natural,
buen cavallero d’armas e de señor leal.
Unos querían lo uno, los otros querían lo otro;
como hombres sin caudillo se entendían muy mal.
Habló Nuño Laínez, de juicio natural,
buen caballero de armas y a su señor leal.
661 Començo su razon muy fuerte e oscura:
«Fagamos nos señor de una piedra dura,
semejable al buen conde, d’essa mesma fechura:
a aquella imajen fagamos todos jura.
Comenzó su razón muy fuerte y curiosa:
«Hagámonos un señor de una piedra muy dura,
que se asemeje al buen conde, de esa misma hechura:
a aquella imagen hagamos todos jura»
662 Assi commo al conde, las manos le besemos,
pongamos la en un carro, ante nos la llevemos,
por amor del buen conde por señor le ternemos,
pleito e omenaje todos a ella faremos.
Al igual que al conde, las manos le besemos,
pongámosla en un carro, delante nuestro la llevemos,
por amor al buen conde por señor la tendremos,
pleitesía y homenaje todos a ella haremos.
663 La seña de Castilla en la mano l’pongamos,
si ella non fuyere, nos otros non fuyamos,
sin el conde a Castilla jamas nunca vengamos;
el que antes tornare, por traidor le tengamos.
La enseña de Castilla en la mano la pongamos,
mientras ella no huya, nosotros no huyamos,
sin el conde a Castilla jamás nunca vengamos;
quien antes volviera, por traidor le tengamos.
664 Si fuerte es el conde, fuerte señor llevamos;
el conde de Castilla nos a buscar vayamos;
alla finquemos todos o aca le traigamos;
tardando aquesta cosa mucho menoscabamos.
Si fuerte es el conde, fuerte señor llevamos;
al conde de Castilla nosotros a buscarlo vamos;
allá nos quedemos todos o acá le traigamos;
tardando en este asunto mucho nos perjudicamos.
665 Al conde de Castilla muy fuerte onra le damos,
el puja cada dia e nos menoscabamos,
semeja que el lidia e nos nunca lidiamos:
que Cristo nos perdone, que atanto nos pecamos.
Al conde de Castilla muy gran honor le damos,
él lucha cada día y nosotros no actuamos,
parece que él lidia y nosotros nunca luchamos:
que Cristo nos perdone por tanto que pecamos.
666 Que veamos que preçio damos a un cavero:
nos somos bien trezientos e el solo señero,
e sin el non fazemos valia d’un dinero:
pierde omne buen preçio en poco de mijero.»
Que veamos qué pago damos a un caballero:
somos más de trescientos y él solo y señero,
y sin él no hacemos ni lo que vale un dinero:
pierde el hombre lo que vale en poco espacio de tiempo.»
667 Quando Nuño Laino acabo su razon,
a chicos e a grandes plogo de coraçon.
Respondieron le luego mucho buen infançon:
«Todos lo otorgamos, que es de grand razon.»
Cuando Nuño Laino acabó su razón,
a chicos y a grandes le gustó de corazón.
Respondiéronle luego mucho buen infanzón:
«Todos lo apoyamos, que tiene mucha razón.»
668 Fizieron su imagen commo antes dicho era,
a figura del conde, d’essa misma manera;
pusieron le en un carro, de muy fuerte madera;
sobido en el carro, entraron en carrera.
Tallaron su imagen tal y ya dicho era,
con la figura del conde, de esa misma manera;
le pusieron en un carro de gruesa madera;
subido en el carro, empezaron la carrera.
669 Todos, chicos e grandes, a la piedra juraron,
commo a su señor assi la aguardaron;
pora ir a Navarra el camino tomaron,
en el primero dia a Arlançon llegaron.
Todos, chicos y grandes, a la piedra juraron,
como a su señor, así la custodiaron;
para ir a Navarra el camino tomaron,
en el primer día a Arlanzón llegaron.
670 Desende otro dia, essa buena conpaña,
—su señor mucho onrado, su seña mucho estraña—,
passaron Montes d’Oca, una fiera montaña,
solie ser de los buenos e los grandes d’España.
Desde allí, al día siguiente, esa buena compañía,
—su señor muy honrado, su enseña muy extraña—,
pasaron los Montes de Oca, una alta montaña,
solía ser de los buenos y los grandes de España.
671 Caveros castellanos, conpaña muy lazrada,
fueron a Bilforado fazer otra albergada;
qual a Dios demandaron ovieron tal posada,
movieron se otro dia quando al alborada.
Caballeros castellanos, compañía muy apurada,
fueron a Belorado a hacer otra acampada;
como a Dios pidieron, tuvieron tal posada,
se marcharon al día siguiente a la alborada.

660. Nuño Laínez o Laino aparece de nuevo como ejemplo de caballero razonable y leal a su señor. Ya había pronunciado un  discurso entre las estrofas 341 a 347 antes de la batalla en el río Ebro contra el conde de Tolosa.

661. Curioso episodio: Los castellanos hacen una estatua de piedra de su conde para que los guíe en su cabalgada contra Castilla. Es una pervivencia del valor simbólico de la piedra y de las efigies que también aparece en otras tradiciones y mitologías europeas.

666. Un mijero era el mojón que señalaba una milla en un camino. En este caso significa el espacio de tiempo que se tarda en recorrer dicha distancia. En cuanto a un dinero, es una moneda de poco valor, primero de plata y luego de vellón.

669. Arlanzón es un pueblo burgalés a unos 20 km. al este de Burgos. Desde aquí, al día siguiente, enlazaran por el Camino de Santiago francés.

670. Los Montes de Oca, por los cuales también discurre el Camino de Santiago. Una vez cruzado se encuentra con Oca, solar de la antigua Auca y sede episcopal en la época condal.

671. Bilforado es la localidad burgalesa de Belorado, también situada en el Camino de Santiago y a unos 15 km. de Grañón, la localidad que en la época marcaba la frontera entre Castilla y Navarra.